"Niños con cara de asco, al final les encanta la verdura"

  • Isabel Martín rastrea posibles restos de plaguicidas en las verduras en el laboratorio de La Unión

  • Imparte talleres para comer sano dirigidos a niños

Isabel Martín imparte los talleres 'Comer sano es divertido', enfocados a concienciar a los niños en hábitos saludables en la alimentación. Isabel Martín imparte los talleres 'Comer sano es divertido', enfocados a concienciar a los niños en hábitos saludables en la alimentación.

Isabel Martín imparte los talleres 'Comer sano es divertido', enfocados a concienciar a los niños en hábitos saludables en la alimentación. / diario de almería

Isabel Martín, de 37 años de edad, madre de un niño y una niña, con formación y experiencia en el campo de la nutrición, ha impartido el taller 'Comer sano es divertido' desarrollado por Alhóndiga La Unión durante el pasado curso escolar en 15 centros educativos de las provincias de Almería y Granada.

"Un día, nuestro responsable de Marketing e ideólogo del proyecto, Alberto Rodríguez, me propuso hacer un programa sobre nutrición en los colegios. Me dio las pautas, los objetivos y me pidió que preparase un desarrollo divertido, moderno, atractivo y eficaz. Yo había hecho algo similar cuando terminé la carrera. Me preguntó si me interesaba. Claro que me interesaba, cada día cuando abres el periódico o escuchas las noticias sobre alimentación infantil es para echarse a temblar. Los datos sobre obesidad infantil han descendido muy poco en los últimos 10 años. Me pareció un proyecto muy interesante, pues, aunque suponía hacer el doble de trabajo del que ya tenemos aquí, creo que a nivel social es un proyecto muy bonico", explica Isabel en un reportaje publicado en almeria360.com.

Hemos logrado que quieran saber qué tienen los alimentos y cómo actúan en su cuerpo"

Isabel trabaja en La Unión desde julio de 2011; en la actualidad desempeña su labor en el laboratorio de la empresa como responsable de los equipos cromatográficos, donde se encarga de buscar posibles restos de plaguicidas en las verduras antes de su comercialización. "Aunque nuestros agricultores están muy concienciados, es un puesto de mucha responsabilidad ya que tenemos que garantizar que están limpios de todo tipo de residuos antes de ponerlos a la venta. Manejamos una gran cantidad de kilos y trabajamos con equipos de precisión que tienen que estar siempre a punto para detectar el más mínimo resto de plaguicida, en caso de existir, además hay que ocuparse de todas las normas y especificaciones sobre calidad y seguridad alimentaria establecidas".

En el laboratorio de La Unión trabajan 15 técnicos y analistas, además de otros 30 en el departamento de Calidad. Algunas mañanas, Isa cambia deja la bata del laboratorio y va a los colegios para impartir el taller. "Al principio vas con miedo y te preguntas cómo a explicar a un niño los procesos metabólicos que ocurren al ingerir los alimentos si aun no tienen las nociones básicas. "Sin embargo, a través de juegos, recetas, con diapositivas y personajes de dibujos actuales, hemos logrado que se interesen por saber qué contienen los alimentos, cómo actúan en su organismo, qué necesita su cuerpo, qué alimentos lo contienen y dónde encontrarlo en el súper", apunta.

Lo que más valora al finalizar cada taller es que "niños que no querían comer verduras y ponían cara de asco cada vez que se menciona una, terminan diciendo que les ha encantado la ensalada que hemos elaborado y que van a probar más verduras", afirma.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios