¿'Bye -bye' Marcona?

  • Los productores almerienses dejan de lado una de las variedades más tradicionales por las persistentes heladas de las últimas campañas y ya experimentan con las más tardías

La almendra almeriense se encuentra inmersa en un momento crucial dentro de su desarrollo. Lo que pase a partir de ahora puede determinar la producción. En este sentido hay buenas noticias, el temporal de viento y lluvia no ha acarreado demasiadas pérdidas, pero las habrá. ¿El motivo? La zona de mayor producción de este fruto seco en la provincia es la comarca de Los Vélez y aquí la vida sigue igual. Es decir, sin agua.

La producción de la pasada campaña tuvo su punto de inflexión hace ahora precisamente un año, cuando las heladas hicieron acto de presencia cuando no se las esperaba, y eso que el primer trimestre fue inmejorable en cuanto a precipitaciones en toda la provincia. Al final, lo que pudo ser no fue y las pérdidas llegaron en torno al 30% de la producción total posible.

PrevisiónFrío y falta de agua darían con un 30% de pérdidas en tardías y 50% en tempranas

El temporal de viento registrado en el último mes no ha dejado daños reseñables en la almendra, algo en la zona del Levante-Almanzora, donde más se ha mostrado con más virulencia y dónde sí ha hecho algo de mella en los frutales. Pero en el caso de este fruto seco, las heladas registradas los pasados días 20 y 21 de marzo, cuyas noches se alcanzaron los cinco grados negativos, sí que ha causado merma en variedades tempranas. "Las variedades más tempranas en la comarca de Los Vélez florecieron allá por el mes de febrero y sí que ha habido alguna pérdida por el frío de marzo, aunque han aguantado medianamente bien", explica Juan Pérez, responsable de Frutos Secos de Coag Andalucía. Es precisamente el cambio climático que se está viviendo en los últimos años, donde el frío cada vez se mete más en la primavera, lo que está haciendo que variedades tempranas y tradicionales en la provincia, como la Marcona que ha estado siempre considerada como la mejor de todas, desaparezca. No es de las primeras en florecer, pero es cierto que es tempranera. Eso, unido a que la producción de almendra tanto en Almería como en el resto del país se circunscribe a zonas frías, hace que el temor de los productores por las posibles heladas les lleve a decantarse por nuevas variedades más tardías.

Sobre todo Guara en Almería, pero Soleta, Mardía, Tarraco, Vayro o Tardona, son algunas de las nuevas variedades, más tardías, que ya se están implantando en los mercados por esta necesidad y que en la provincia también se están poniendo a prueba en las últimas campañas bajo nuevos criterios bajo su producción, más modernos. De hecho, Juan Pérez, también productor con 30 hectáreas destinada a este cultivo en Vélez-Rubio, optó hace algo más de un lustro por mantener la mitad de su cultivo de Guara y el resto destinarlo a nuevas y más tardías.

Para Pérez, "el secano no va a ser rentable y estamos cogidos de pies y manos en Almería, ya que la falta de agua es nuestro principal problema. El que de verdad nos genera pérdidas cada campaña", explica el responsable de Coag, que estima la merma en un 30% en variedades tardías y en un 50-60% en tempranas. Realmente, casi lo mismo de siempre. Mientras no haya más recursos hídricos, el cultivo seguirá decayendo, pues en la zona más productora, Los Vélez, "en lo que va de año han caído 10 litros por metro cuadrado. Así no vamos a ninguna parte y sin recursos, aquí tampoco tenemos la opción de instalar el riego por goteo como en otras zonas". Mediante el riego controlado, se puede alcanzar un rendimiento de 2.200-2.500 kilos por hectárea. En secano, con suerte, 500.

La importancia del cultivo del almendro en Andalucía radica en que supone el 98% de la superficie total dedicada a los frutos de cáscara. Las provincias de Granada, Almería y Málaga concentran el 96% de la superficie de almendro andaluz y, en cuanto a producción ecológica, Almería ocupa el segundo puesto tras Granada.

Pese a las dificultades a nivel de cultivo y que los precios no acompañen para el productor, el mercado almendro está en auge por el aumento del consumo mundial y una producción insuficiente para cubrir la demanda, que esta campaña parece que no irá aparejada en cotizaciones en origen. La alta calidad de la almendra española, la adaptación de la industria a las necesidades del mercado europeo, la eficiencia de la logística que facilita las exportaciones al resto de Europa y una fuerte apuesta por la almendra ecológica (segmento donde la producción española y andaluza no tienen competencia), han conseguido que la almendra se haya convertido en un producto de moda dentro de la dieta mediterránea, con un amplio abanico de productos que lo utilizan como componente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios