Cajamar radiografía la industria agroalimentaria de Castilla y León

  • Publica un informe que recoge el bajo grado de exportación, a pesar de que crecen tras la crisis de 2009

Castilla y León lidera la superficie de cereal en España, con casi la cuarta parte del total. Castilla y León lidera la superficie de cereal en España, con casi la cuarta parte del total.

Castilla y León lidera la superficie de cereal en España, con casi la cuarta parte del total. / diario de almería

Dentro del ámbito nacional, Castilla y León es una región grande y rural, escasamente habitada y con una población relativamente envejecida. El 96,4 % de su superficie es considerada como rural, siendo una de las comunidades españolas de mayor superficie (18,6 % del total nacional). Sin embargo, en términos poblacionales el porcentaje se reduce hasta el 5,3% de la cifra nacional. En consecuencia, la densidad de población es también mucho menor que la española: 26,1 habitantes por kilómetro cuadrado frente a los 92 estatales. Además, dicha población está más envejecida en la vieja Castilla que en el conjunto del país. Los menores de 16 años tienen un peso tres puntos por debajo de la media nacional, mientras que los mayores de 67 alcanzan el 20,9% (15,5% en España).

Así comienza el 'Análisis sintético del sector agroalimentario de Castilla y León', un estudio elaborado por Cajamar que radiografía con exactitud las principales claves de esta industria en esta comunidad autónoma.

La región posee el 22,7% de la superficie agrícola nacional, con más de 5 millones de hectáreas

Entre las conclusiones del informe, destaca la escasa densidad poblacional y la problemática del elevado envejecimiento de Castilla y León, dos factores que condicionan las características de su sector agroalimentario.

También, el mantenimiento de producciones fundamentalmente extensivas y de secano, con una alta participación de la mano de obra familiar, aunque se percibe un aumento de la profesionalización.

Existe un importante aumento de la brecha del cociente VAB/PRA nacional respecto del regional y un avance del empleo asalariado dentro de la estructura laboral históricamente dominada por el trabajo familiar. Además, hay una mayor aportación de la rama ganadera respecto de la vegetal en el valor final de la producción agraria. Las principales producciones en la región fueron cereales, cultivos forrajeros y cultivos industriales. En términos de valor destacan los cereales, el porcino y la leche.

Después de Andalucía, Castilla y León continúa siendo el principal destino de ayudas procedentes de la PAC.

La comunidida autónoma lidera con sus industrias cárnicas los diferentes indicadores de la industria alimentaria.

Mantenimiento, en general, de la baja productividad de la estructura industrial alimentaria.

La actividad agroalimentaria continúa, mayormente, centrada en el mercado interior, aunque las exportaciones han crecido de manera intensa desde la crisis de 2009.

El sector agrícola regional continúa manteniendo sus características históricas de producciones fundamentalmente extensivas y de secano, con una alta participación de la mano de obra familiar. La comunidad autónoma supone el 22,7% de la superficie agrícola útil nacional superando con holgura los 5 millones de hectáreas. La dimensión media de las explotaciones castellanas y leonesas aumenta su brecha respecto a la española como consecuencia de dicha especialización extensiva: 58,9 hectáreas frente a 24,7.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios