Campaña aceptable para la aceituna gracias a la lluvia

  • Pese a no ser una gran zona productora, Almería aumenta en torno a un 10-15 % con respecto a la campaña 16/17

  • En este momento, la recogida se encuentra en un 70% del total y finalizará en enero

La producción del olivar almeriense para esta campaña 2017-2018 mejorará con respecto al año pasado gracias, sobre todo, a las precipitaciones registradas a final de la temporada pasada, que dio un impulso a este cultivo. Posteriormente, las lluvias de agosto, terminaron de favorecer este incremento después de más de un lustro de sequía extrema. Eso sí, la producción sigue estando muy lejos de lo que fue antaño, pero ha valido para que la provincia de Almería sea de las pocas que revierte una tendencia de bajadas generalizadas en toda la región y también en el país.

La campaña oficial comenzaba el pasado día 1 de octubre, inicio marcado por el sector, pero la mayoría de los productores comienzan algo antes. Se debe a dos factores. Primero a una meteorología adversa en los últimos años, cada vez más calurosa, lo que hace que se adelante algo la cosecha. A este fenómeno hay que unirle el segundo factor, que es intentar evitar que se comiencen a caer olivas durante el proceso de maduración. No se quiere perder absolutamente nada.

Pese a que se espera un incremento que puede rondar entre un 10% y un 15%, según las primeras previsiones a estas alturas gracias a esas lluvias en momentos muy claves, la sequía sigue haciendo que este sector continúe en unos cotas bajas.

En estos momentos, una referencia sobre los valores finales que se alcanzarán vienen del aforo para la campaña 2017-2018 elaborado por la Consejería de Agricultura del pasado mes de octubre, donde se preveía la recogida de 4,3 millones de toneladas de aceituna para molturar y la obtención de unas 884.900 toneladas de aceite. Y por tanto, una cantidad de aceite un 15,8% inferior a la de la campaña 2016-2017 y se sitúa un 7,7% por debajo de la media de las últimas cinco campañas. Esta caída obedece, sobre todo, a las elevadas temperaturas registradas desde la primavera y a la escasez de lluvias.

Según ese primer aforo, la provincia de Almería sube un +12,2%, y quedaría con una previsión en torno a las 12.500 toneladas.

La almazara con mayor representatividad de la provincia es la Almazara de Canjáyar, que cuenta con la confianza de más de 12.500 agricultores y con una amplitud geográfica de 64 municipios, y en constante progresión.

Esta empresa se destaca por su producto de gran calidad, lo que le ha valido para ser líder en Almería, ya que es considerada "la almazara de los productores de esta tierra", explican desde la firma. Su aceite proviene de la selección cuidada de los olivares del entorno rural, de grandes, medianos y pequeños cultivos, donde la variedad y diversidad le otorgan unas características y connotaciones muy especiales.

Como viene siendo habitual, fue de las primeras almazaras en ponerse en marcha en la comunidad andaluza, y en estos momentos continúa con un proceso que se encuentra cerca del 70%, y con vísperas de que a mediados de enero finalice su campaña de recolecta. "El ritmo es más o menos parecido al previsto. Es verdad que las lluvias se han traducido en un poco más de producción. En nuestro caso, quizás sea de un 5% y 10%, pero son cifras muy relativas. Qué pasa, que en otros sitios, como Jaén, donde la mayor parte de su cultivo es de secano, se ha visto muy afectada por el clima", sostiene Manuel Calvache, gerente de la Almazara, quien explica a Diario de Almería que "el precio se mantiene. Comenzó a subir en verano y se ha mantenido, salvando algunas pequeñas oscilaciones en este inicio de campaña, pero va estable", asegura sobre un valor que está por encima de los 3,5 euros el kilo en origen. "Esto es algo muy positivo para los productores almerienses, que hacen un producto cada campaña de mayor calidad, y que es en lo que se han especializado. Se encarecen los precios para el consumidor, sí, pero es un producto que de verdad lo vale y que revierte de manera muy positiva en esta industria". Se espera que no, pero las variaciones en estos precios son posibles. Que haya más cosecha en otros países productores como Italia o Grecia puede repercutir, pero se compensa y da lugar a la estabilidad actual de cotizaciones por la menor producción nacional, que roza el 20% menos esta campaña.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios