Fresas, tomates y pimientos, entre los frutos con más residuos de pesticidas

  • Son los productos más 'sucios' para el consumidor en Estados Unidos, lo que supone una oportunidad de negocio para Almería, como referente internacional en seguridad alimentaria

La aplicación de productos fitosanitarios ha de realizarse con seguridad. La aplicación de productos fitosanitarios ha de realizarse con seguridad.

La aplicación de productos fitosanitarios ha de realizarse con seguridad. / diario de almería

Comer fruta y vegetales es fundamental para una dieta sana, pero es importante conocer si hay restos de fitosanitarios y en qué cantidad en esos alimentos. Para producirlos a escala industrial y eliminar las plagas se utilizan insecticidas, herbicidas y fungicidas, que acaban llegando al plato, eso sí, normalmente, dentro de los LMRs, es decir, dentro de los Límites Máximos de Residuos, establecidos por la Dirección General de Salud y Protección del Consumidor de la Comisión Europea.

Estos son, en orden, los 12 vegetales y frutas con más residuos en Estados Unidos en 2017, según la lista anual elaborada por el Environmental Working Group (EWG), una organización sin ánimo de lucro dedicada a proteger la salud y el medio ambiente, y que ha publicado la BBC en su web: fresas, espinacas, nectarinas o pavías, manzanas, melocotones, peras, cerezas, uvas, apio, tomates, pimientos rojos dulces y patatas.

En el caso de las fresas, por ejemplo, según los datos consultados por BBC Mundo en la calculadora del Departamento de Agricultura de Estados Unidos, en 2015 en una muestra de 706 fresas se detectaron restos de unos 70 pesticidas diferentes, varios de los cuales estaban presentes en más del 40% de las muestras analizadas. Eso significa que en una fresa puede haber restos de varios pesticidas diferentes.

En Europa, la máxima autoridad de la Salud, la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA, por sus siglas en inglés), dice en su informe de 2017 que el 43,9% de las más de 84.000 muestras de alimentos analizadas contenían residuos de pesticidas, aunque en cantidades dentro del límite permitido.

Y un informe de 2014 de la OCU, una organización independiente de consumidores en España, concluyó que un 64% de las piezas analizadas tenían restos de dos o más pesticidas y que el 21% tenía residuos de más de 5 .

Las peras, las manzanas y las fresas eran las que contenían más restos de pesticidas entre las 90 piezas analizadas, que fueron compradas en varios mercados y supermercados de Madrid.

En este contexto, el agro almeriense posee una gran oportunidad de ganar negocio internacional gracias a su apuesta por la seguridad alimentaria, de la que es referente frente a otros países competidores. El contrapunto, por ejemplo, es Turquía, que continuamente es apercibido por la RASFF (Food and Feed Safety Alerts), la Red de Alertas de Seguridad de Alimentos y Piensos ante el envío de partidas con restos de pesticidas por encima de lo permitido.

El director de la campaña Hogar sin tóxicos de la Fundación Vivo Sano, recuerda que ni el consumo de alimentos ni el uso de pesticidas es uniforme en todos los países, y además algunos pesticidas están prohibidos en unas naciones y no lo están en otras. En general, tanto en EEUU como en Europa, las cantidades detectadas de restos de pesticidas son muy pequeñas y no superan los límites de control, así que las autoridades dicen que no representan ningún riesgo para la salud .

Sin embargo lo que preocupa a muchos activistas es la exposición combinada, aunque en cantidades pequeñas, a muchos pesticidas a la vez, lo que se conoce como el "efecto cóctel". "Aunque las cantidades detectadas no superan los límites de control, encontramos demasiados pesticidas diferentes en una misma pieza , lo que podría potenciar sus efectos tóxicos", dice el informe de la OCU.

De Prada, que participó en la elaboración de ese informe, considera "preocupante" el hecho de que las pruebas de seguridad de la industria se hacen solo sobre un pesticida individual.

"Pero el efecto cóctel no se estudia ", señala, y denuncia que el efecto potencial de los pesticidas combinados puede ser "muy superior al de las sustancias aisladas".

En general consumir productos de origen orgánico o ecológico, "preferiblemente certificado", apunta De Prada, es la manera más directa y eficaz de reducir nuestra exposición a los residuos de pesticidas. Según el informe de la EFSA de 2017 solo se encontraron residuos de pesticidas en un 8,3% de las muestras analizadas (frente a un 43,9% de los alimentos no orgánicos).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios