Porque comer sano también puede ser divertido

  • Isabel Martín ha participado como docente en diferentes centros educativos para crear hábitos saludables de alimentación y ejercicio físico en niños

Isabel Martín durante el el taller Comer sano es divertido destinado a crear hábitos saludables entre los más pequeños. Isabel Martín durante el el taller Comer sano es divertido destinado a crear hábitos saludables entre los más pequeños.

Isabel Martín durante el el taller Comer sano es divertido destinado a crear hábitos saludables entre los más pequeños. / diario de almería

La salud está muy vinculada al sector agroalimentario y así lo saben sus protagonistas, que se centran en innovar y, sobre todo, trabajar duro, para conseguir las mejores frutas y verduras para los consumidores.

En Alhóndiga La Unión se han desarrollado programas en esta línea, donde ha mostrado su filosofía de cultivar un futuro saludable, y para ello ha colaboraco con varios centros educativos de Almería y Granada en proyectos como Descubriendo la agricultura, Desayunos saludables, y el taller Comer sano es divertido.

Isabel Martín ha impartido algunos de esos cursos, tal y como recoge una entrevista del medio almeria360.com y publicada en la web de Alhóndiga La Unión, donde cuenta una experiencia que ha despertado gran interés en la comunidad educativa por sus efectos inmediatos en los pequeños.

Martín, 37 años, madre de un niño y una niña, con formación y experiencia en el campo de la nutrición, ha sido la responsable de impartir el taller Comer sano ha sido desarrollado por La Unión durante el pasado curso escolar en 15 centros educativos de las provincias de Almería y Granada.

El objetivo, crear hábitos saludables de alimentación y ejercicio físico en niños con edades comprendidas entre los 6 y los 11 años y hacerlo de una forma diferente, amena, divertida y participativa. "Un día, nuestro responsable de marketing e ideólogo del proyecto, Alberto Rodríguez, me propuso hacer un programa sobre nutrición en los colegios. Me dio las pautas, los objetivos y me pidió que preparase un desarrollo divertido, moderno, atractivo y eficaz. Yo había hecho algo similar cuando terminé la carrera. Me preguntó si me interesaba. Claro que me interesaba, cada día cuando abres el periódico o escuchas las noticias sobre alimentación infantil es para echarse a temblar. Los datos sobre obesidad infantil han descendido muy poco en los últimos 10 años. Me pareció un proyecto muy interesante, pues, aunque suponía hacer el doble de trabajo del que ya tenemos aquí, creo que a nivel social es un proyecto muy bonico", cuenta Isabel.

En su día a día, Martín trabaja en el laboratorio de La Unión como responsable de los equipos cromatográficos, se encarga de buscar posibles restos de plaguicidas en las verduras antes de su comercialización. "Aunque nuestros agricultores están muy concienciados, es un puesto de mucha responsabilidad, ya que tenemos que garantizar que están limpios de todo tipo de residuos antes de ponerlos a la venta. Manejamos una gran cantidad de kilos y trabajamos con equipos de precisión que tienen que estar siempre a punto para detectar el más mínimo resto de plaguicida, en caso de existir, además hay que ocuparse de todas las normas y especificaciones sobre calidad y seguridad alimentaria establecidas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios