"La mentalidad es clave para la reconversión a ecológico"

  • Juan Miguel Catalán es un agricultor natural de Bilbao que aterrizó hace ya 30 años en Níjar

  • Ha reconvertido su finca de tomate a ecológico

Juan Miguel cuenta con una finca de 'raspa y amagao' de cinco metros de altura, típica en la provincia de Almería. Juan Miguel cuenta con una finca de 'raspa y amagao' de cinco metros de altura, típica en la provincia de Almería.

Juan Miguel cuenta con una finca de 'raspa y amagao' de cinco metros de altura, típica en la provincia de Almería. / d. almería

Juan Miguel Catalán Cortijos es un agricultor natural de Bilbao que aterrizaba hace 30 años en la provincia de Almería, en concreto a la zona de Níjar, donde hoy día desarrolla su actividad. Este socio de Coprohníjar ha estado en proceso de reconversión a ecológico, y ha contado su experiencia en una entrevista a la Asociación de Organizaciones de Productores de Frutas y Hortalizas de Almería (Coexphal), y que recoge su propio blog.

"Llevo años desinfectando con plásticos y calor. Mis semillas son sin tratamiento químico y el semillero ecológico. Llevamos un año en conversión a ecológico, pero no me ha supuesto hacer nada extraordinario de lo que venía haciendo, porque llevo muchos años haciendo producción integrada. El principal requisito que se precisa para hacer producción ecológica es tener una determinada mentalidad. No todo el mundo puede. Antes de sembrar hay que preparar la finca y desinfectar el suelo con solarización. Yo también pongo 1.300 placas amarillas por hectárea. La clave es: limpieza, higiene e invernadero hermético. Después hay que prevenir las enfermedades y estar muy pendiente de la evolución del cultivo. Si aparece un foco hay que tratarlo rápidamente para que no se extienda. Un agricultor de ecológico teme más a las enfermedades por hongos que a las plagas. Ya que sólo se puede combatir con cobre y azufre".

Acaba de empezar la presente campaña 2016/2017, pero Catalán hace balance de cómo fue la anterior, y el calificativo no es otro que "excepcional". "Las condiciones meteorológicas ayudaron bastante para no tener problemas de enfermedades. Respecto a los virus, tuve la suerte de que se me instaló de forma natural el Necremus (depredador de la Tuta) y me mantuvo a raya a la Tuta absoluta. Para hacer ecológico hay que estar muy mentalizado porque un fallo ocasiona pérdidas muy altas. La clave está en controlar el clima".

Por su parte, Carmen Ferre Giménez es técnico de Coprohnijar desde hace más de dos años y medio y coincide con Juan Miguel en que para la reconversión a ecológico, "lo primero es que el agricultor este mentalizado. Partiendo de esa base, en primer lugar, hay que mejorar el suelo del invernadero. Con un buen abonado de fondo o estercolado y luego hay que desinfectarlo con calor y plástico, lo que conocemos como biosolarización, (para una limpieza a fondo del suelo (se puede omitir)). También hay que reforzar la hermeticidad del invernadero para impedir que entren (virus y (omitir) plagas. A partir de ahí, ya tenemos la base para comenzar a trabajar. Los cultivos de ecológico precisan de mucha atención por parte del agricultor y el técnico. Solucionar las enfermedades por hongos es complicado. Para prevenirlas se aconseja, principalmente el deshojado del cultivo para que circule bien el aire entre las plantas. También hay que tener bien ventilado el invernadero para que no haya mucha humedad. El tratamiento para las enfermedades por hongos (Botrytis, Oidio y mildius) en cultivos ecológicos solo se permite tratar con cobre y azufre".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios