Abandonados en hospitales

  • A lo largo de 2017 fueron un total de 127 los mayores que sufrieron esta situación en los centros hospitalarios de la provincia almeriense

Abandonados en hospitales Abandonados en hospitales

Abandonados en hospitales

Llegan a un hospital público aquejados de dolor o de alguna enfermedad, y nadie vuelve a por ellos. A lo largo del pasado año 2017 fueron un total de 127 las personas mayores que sufrieron esta situación en los hospitales almerienses. Tal y como han informado desde la Delegación territorial de Salud de la Junta, el número de casos de pacientes en esta situación "es variable", habiéndose contabilizado en La Inmaculada y Poniente en el último año dos y cinco casos, respectivamente, y en el Hospital Torrecárdenas 120 casos.

"Hay familias que directamente te dicen que no quieren saber nada; otras que manifiestan que no pueden más y que no se lo llevan, y gente que directamente está sola y no tiene a nadie". María Dolores López, es trabajadora social en el Hospital de Poniente, asegura que se viven momentos realmente difíciles. "¿Qué hacemos ante estas situaciones?. No podemos darlos de alta y dejarlos solos". Uno de los últimos casos que recuerda es el de una señora que se rompió una cadera. "Su hijo trabaja en EEUU, y la mujer no tenía ninguna opción. Ni si quiera era dependiente. Pero necesitaba al menos dos meses de reposo en su casa para recuperarse. Estaba completamente sola". En situaciones de este tipo, y tal y como ha detallado Rafael Montoya, trabajador social en el Hospital de El Ejido "proponemos lo que nosotros llamamos ingreso social, que por supuesto no tiene criterio médico, pero no nos queda otra, porque necesitamos tiempo para conocer la situación del paciente durante los últimos años para poder iniciar los trámites pertinentes con la Delegación de Igualdad y Políticas Sociales para gestionar los recursos de esa persona". "Intentamos no judicializar los procesos porque esto incluso ralentiza todo más, pero si que hay que recordar que hay normativas que regulan y penalizan el abandono". Desde la Delegación de Igualdad y Políticas Sociales de la Junta en Almería han informado de que cuando los profesionales sanitarios que atienden a un paciente hospitalizado a punto de recibir el alta detectan que se trata de una persona mayor que no cuenta con apoyo familiar, se notifica el caso al servicio de Trabajo Social del hospital. Estos pacientes ya han sido tratados y atendidos por el problema de salud que motivó su ingreso hospitalario y aunque pueden requerir cuidados para algunas actividades de su vida diaria, deben ser ya atendidos en su domicilio o en otros dispositivos, como los centros residenciales para personas mayores. Su estado general puede ser muy variable, desde una autonomía moderada, a una situación de dependencia total, pero con el denominador común de carecer de una red de apoyo social. Una vez recibida la notificación por parte del personal sanitario, el área de Trabajo social del Hospital es la que analiza caso por caso cada situación y estudia aspectos del paciente como su situación sociofamiliar, el estado socieconómico, los apoyos familiares y su ubicación geográfica, así como de vecinos y amigos, otros apoyos institucionales, la situación de la vivienda y las adaptaciones para problemas de movilidad o la posible existencia de una discapacidad que pueda conllevar la incapacitación legal de la persona. Además, se realiza una recogida de información complementaria a través de los servicios sociales comunitarios, el centro de atención primaria de referencia del paciente, la Agencia de Servicios Sociales y Dependencia, otras administraciones y organizaciones no gubernamentales y benéficas. Con toda esa información, se elabora un itinerario personalizado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios