Activada la alerta naranja por tormentas secas y lluvia

  • En los Vélez algunos agricultores han visto dañados sus tomates · El servicio de emergencias activó el riesgo por lluvias de más de 30 litros por metros cuadrado

La Virgen de la Cueva, la que clama la canción popular, no hizo que lloviera demasiado, pero sí que los relámpagos centellearan y los truenos dejaran mella en los pabellones auditivos de los vecinos. En las zonas del Levante almeriense: Nacimiento, Campo de Tabernas, Almanzora y los Vélez, el servicio de Emergencias 112 activó ayer la alerta amarilla por precipitaciones que alcanzaron, según las primeras estimaciones, los 30 litros por metro cuadrado.

Los dos Vélez, Blanco y Rubio, amanecieron ayer con pequeñas gotas tras los golpes de agua de la noche. Truenos y relámpagos despertaron a algunos residentes. Pero no fue nada grave. Fuentes de Protección Civil aseguraron a Diario de Almería que el agua no provocó destrozo alguno. "Es cierto que han activado alerta naranja, y que algunos agricultores nos han comentado que las precipitaciones han ocasionado algunos daños al tomate que se ha podrido ligeramente".

Quiso la casualidad, o más bien su agenda, que ayer por la mañana los tres alcaldes de Los Vélez estuvieran juntos. Aprovecharon para destacar que "apenas ha caído agua, pero por si acaso han activado la alerta naranja". Por la tarde fueron unos 12 litros por metro cuadrado, cifró uno de los trabajadores del Ayuntamiento de Vélez Blanco, que también aseguró que "el agua caída por la noche no ha sido mucha".

En la localidad de Chirivel, no llovió durante la noche, aunque sí lo hizo por la mañana. "Tronaba y amenazaba lluvia, pero al final sólo han sido cuatro gotas", aseguraba una de las vecinas.

No han sido los únicos municipios afectados. El bochorno y la tormenta seca también aparecieron en Pulpí o Albox. Estas dos comarcas, pese a no sufrir "lluvias torrenciales" sí recogieron "una cantidad de agua media, lo que pasa es que es más molesto el bochorno que las mismas precipitaciones", remarcó un representante de Protección Civil. En el último de los dos municipios, durante toda la mañana, una llovizna mojó ligeramente a los residentes que quisieron salir a la calle armados con paraguas coloreados.

No obstante, las nubes cubrieron durante todo el día la provincia para volver la tarde estival más oscura.

Por eso, la Agencia Estatal de Meteorología activó la alerta naranja entre las 10:00 y las 24:00 horas del día de ayer. No ha sido la única provincia andaluza que recibió ayer esta catalogación. La totalidad de Granada y Jaén tuvieron también activada la alerta, en este caso amarilla, por lluvias superiores a los 15 litros por metro cuadrado desde las 10:00 horas hasta las 22:00.

En el resto del país, también la jornada de ayer fue de intensas precipitaciones. Diez provincias españolas permanecerán hoy con riesgo de lluvia, tormenta o fenómenos costeros. Los chubascos podrían extenderse hasta el sur de Aragón y Cataluña. Además, Guadalajara, Cuenca, Albacete, Toledo, Ciudad Real o Castilla.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios