Almería-Bruselas para dejar de estar 'conectados con el pasado'

  • La Mesa del Ferrocarril traslada sus reivindicaciones al Parlamento Europeo y consigue el respaldo de varios partidos

  • No aceptarán la vía única ni un modelo 'low cost'

Mientras el Gobierno se presenta en Cataluña con su presidente Mariano Rajoy a la cabeza para anunciar una inversión en los próximos años de más de 4.000 millones en infraestructuras ferroviarias bajo el lema 'Conectados al futuro', en una comunidad que ya de por sí contaba con una de las redes de transportes más completas de Europa, los almerienses, a través de la Mesa en Defensa del Ferrocarril, se han tenido que plantar en Bruselas en busca del amparo de las instituciones comunitarias porque las obras de la Alta Velocidad retroceden y la red de tren convencional se está desmantelando. 'Conectados al pasado' sería el eslogan que mejor definiría la situación de ostracismo ferroviario a la que ha sido condenada la provincia. Y lo preocupante es que, lejos de atender las demandas y agravios planteados por la sociedad almeriense, el Gobierno de Rajoy, después de una legislatura completa, otra exprés y la actual recién comenzada, no ha tenido tiempo aún de fijar un calendario para las actuaciones del Corredor Mediterráneo y encima amenaza con un AVE low cost de vía única que lastraría por completo las posibilidades económicas de exportar miles de toneladas de productos agroalimentarios. El mapa ferroviario de la provincia, que será el resultante de la mejora del tren convencional y la incorporación de la Alta Velocidad con Murcia y Granada, sigue sin conocerse, y nadie en el Ministerio de Fomento ha querido detallar la hoja de ruta a seguir a la Mesa en Defensa del Ferrocarril en sus casi dos años de vida. Surgida de la indignación de la ciudadanía, agrupando a más de medio centenar de agentes económicos y sociales de la provincia, ha tenido que desplazarse a Bruselas para tratar de conocer los planes del Ejecutivo del PP en el desarrollo del eje ferroviario del litoral, y no ha sido posible porque en Europa tampoco lo saben. La determinación de partidas obedece tristemente a criterios cambiantes, más políticos y partidistas que económicos y sociales, y se están definiendo sobre la marcha. Esa es la impresión que dejó a los integrantes de la plataforma almeriense su encuentro de ayer a primera hora de la mañana en la sede parlamentaria con Carlos de Grandis, responsable de las Redes Transeuropeas en España y Portugal. "Nos gustaría conocer el calendario que ha fijado España para el desarrollo del Corredor Mediterráneo", le preguntó el coordinador de la Mesa, José Carlos Tejada. "Y a nosotros también", respondió el alto cargo italiano. Después de un vacío de propuestas durante el periodo de Gobierno en funciones, están pendientes de una reunión prevista para el mes de junio en la que se actualizará la situación del Corredor Mediterráneo. De hecho, se ha reactivado el grupo de trabajo de tráfico mixto España-Portugal en el que los responsables y técnicos de la Dirección General de Transportes de ambos países de la península ibérica tienen que detallar las prioridades de las inversiones en Alta Velocidad. La reunión permitió profundizar en la parálisis de las obras del AVE en los tramos de Almería a Murcia, ese "eslabón perdido" que desde la propia Comisión Europea, a través de la Comisaría de Transportes, han reiterado en dos informes consecutivos. El último del holandés Laurens Jan Brinkhorst, coordinador del Corredor Mediterráneo, que constató los problemas críticos existentes en el sureste español y alertó de futuros problemas de intermodalidad e interoperabilidad. Habrá que esperar a la visita del ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, del próximo lunes a la provincia para saber si desgrana el calendario de actuaciones de la legislatura en curso y las siguientes o recurrir más adelante si la verborrea institucional del Gobierno sigue sin ser clara y transparente al coordinador del Corredor, gracias a una posible intermediación que ayer ofreció Carlo de Grandis.

No deja de ser una paradoja que los agentes sociales y económicos de la provincia, con el apoyo de los partidos PSOE e IU y sin representación de los empresarios, hayan tenido que recorrer más de 2.100 kilómetros hasta el corazón de Europa, con tránsfer vía Málaga incluido, para enviar un mensaje al Gobierno. De hecho, la primera visita fue la Representación Permanente de España ante la UE, organismo con embajador que realiza las comunicaciones entre el Gobierno y las instituciones comunitarias en ambos sentidos. Pero no se había dado hasta ahora, la mediación con una provincia, la de la isla de Almería y una plataforma ciudadana, la necesidad de viajar hasta Bruselas para aprovechar la condicionada mediación de esta institución. Al menos, el mensaje ha llegado a la Moncloa y es bien claro. La provincia no quiere un AVE low cost, ni una infraestructura de vía única. El Corredor Mediterráneo debe ser de tráfico mixto para pasajeros y mercancías en doble ancho internacional. Lo demás son experimentos y si es necesario la Mesa seguirá sumando apoyos en su particular cruzada para tumbarlos. En esta visita han conseguido que diferentes eurodiputados del arco parlamentario (PSOE, IU, Podemos y Equo) se interesen por sus reivindicaciones y, además, estén dispuestos a sumarse a iniciativas y preguntas a la Comisión de Transportes. El presidente de la delegación socialista española, Ramón Jáuregui, pedirá información sobre el posible desvío de fondos del Corredor Mediterráneo a otras líneas, una práctica reciente del Ejecutivo que perjudica siempre a la provincia porque de los 3.000 millones que quedan por invertir en el proyecto inicial más de 2.000 corresponden a los tramos de Almería a Murcia. Así lo refleja el e-dossier de más de 300 páginas que se ha entregado a un grupo de eurodiputados y a funcionarios y altos cargos de entidades relacionadas con las infraestructuras ferroviarias, teniendo en cuenta que el Corredor no deja de ser un proyecto europeo gestionado por España. Después de viajar a Sevilla y Madrid, siempre nos quedará Bruselas. A la tercera va la vencida.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios