LaentrevistaJONÁS FERNÁNDEZ . Eurodiputado del Grupo de la Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas

"Almería ha sabido encontrar su hueco de desarrollo económico"

  • "En las últimas décadas la provincia despunta a través de la agricultura, pero también a través del turismo"l "Yo no contemplo otro escenario diferente a que Cataluña siga en España y en la UE"

"Almería ha sabido encontrar su hueco de desarrollo económico" "Almería ha sabido encontrar su hueco de desarrollo económico"

"Almería ha sabido encontrar su hueco de desarrollo económico"

Jonásfernández es asturiano, socialista y economista. Estas tres características marcan su trayectoria profesional que desde las últimas elecciones europeas se centra en el Parlamento Europeo. Con 15 años se afilió a las Juventudes Socialistas y durante sus años de estudiante mantuvo una actividad política intensa. Después decidiría centrarse en su profesión como economista y esa era su labor hasta 2014, año en el que llegó a la política europea, abandonando así su trabajo en la consultora Solchaga Recio & Asociados, donde llegó a ser economista jefe de la compañía presidida por Carlos Solchaga. Su dedicación a la política no le impide realizar colaboraciones periodísticas de vez en cuando y acaba de presentar su segundo libro: "Crónicas europeas: concordias y discordias de la Unión".

Fue secretario general de Juventudes Socialistas en Oviedo, ¿se acuerda por qué decidió entrar en política?

Bueno, me afilié a Juventudes Socialistas con 15 años.

¿Con esa edad ya se quiere ser político?

No, no quería ser político, sigo sin quererlo, esto es una cosa temporal, esto no será mi vida. Decidí ingresar en Juventudes Socialistas porque tenía una conciencia social muy acentuada, un compromiso con los valores de la izquierda que de alguna manera desarrollé en mi familia, que había perdido la guerra civil, había sufrido las consecuencias de esa derrota, con una persecución muy importante en Asturias. Cuando uno es joven tiene ciertas inclinaciones personales y la mía fue la política, con 15 años ingresé en Juventudes y con 18 en el Partido Socialista.

¿Esa actividad política le marcó su juventud?

Fueron años muy interesantes en mi vida, aprendes cómo funciona el mundo más allá de las pasiones de cada uno, hice política universitaria, política asociativa, intenté meterme en todos los saraos posibles y cuando acabé la carrera decidí dejar todo esto y centrar los siguientes años en el desarrollo de mi vida profesional, hasta que en 2014 el partido me invitó a incorporarme a la candidatura de las elecciones europeas y acepté rápidamente.

De todas formas, aunque no estaba en primera línea, ¿la política europea no era desconocida para usted antes de llegar al Parlamento Europeo?

No, porque estaba en una consultora privada trabajando como analista de cuestiones económicas y políticas, una de las partes de mi trabajo era analizar y estudiar los debates europeos, las distintas propuestas de la Comisión y la evolución de los debates en el Consejo y en el Parlamento.

Ahora, desde el otro lado de la mesa, ¿le ha sorprendido el trabajo del Parlamento?

La verdad es que sí me ha sorprendido, no es lo mismo estar dentro que estar fuera. Me estoy adaptando al funcionamiento del Parlamento y estoy razonablemente contento. Es una institución muy viva, muy transparente, muy plural que ofrece muchas oportunidades para hacer política.

¿Qué es lo que más le ha llamado la atención?

En España, en los parlamentos autonómicos o en el Parlamento Nacional, existe una mayoría parlamentaria que sostiene al gobierno, unos grupos políticos en la oposición que obviamente intentan presionar y controlar la actividad del gobierno y existe una disciplina de voto dentro de los propios grupos parlamentarios. En mi opinión, los usos democráticos en España y en otros países han ido evolucionando más de lo que deberían hacia parlamentos dependientes del poder ejecutivo, sin embargo aquí es un parlamentarismo distinto.

¿Los eurodiputados tienen más libertad de voto?

En Europa no existe formalmente una mayoría parlamentaria que apoye al ejecutivo, a la Comisión, es cierto que los grandes grupos de la Cámara intentan influir, controlar y orientar las decisiones de la Comisión pero no hay un grupo parlamentario firme que sostenga al gobierno y eso unido a que no existe disciplina de voto dentro de los grupos y que tampoco existen mayorías ideológicas claras en el seno del Parlamento, da lugar a una actividad parlamentaria muy distinta a la que estamos acostumbrados en los parlamentos españoles.

El diálogo es la base su trabajo.

Los diputados pueden presentar las enmiendas que estimen oportunas, depende de su habilidad para buscar apoyos y en el caso de que uno sea ponente participa de negociaciones en las que no hay disciplina de grupo. Sabes que no hay nadie en la Cámara que defienda el texto al cien por cien y eso da un juego a la vida parlamentaria que la hace una institución mucho más viva que los parlamentos españoles. Los diputados aquí somos muy libres para no solo votar lo que consideremos oportuno sino también para presentar enmiendas, buscar apoyos, negociar con diputados, tener un espacio de desarrollo político muy amplio.

¿Y qué es lo que menos le gusta de su trabajo como eurodiputado?

Una cierta sensación de orfandad respecto a la opinión pública de España, uno entiende que la política europea está alejada de las preocupaciones cotidianas de los ciudadanos, también de los medios de comunicación y muchas veces tienes la sensación de trabajar sin saber muy bien para quien porque nadie se entera de lo que haces, esa sensación de orfandad en el trabajo probablemente sea lo peor.

Forma parte de la comisión de Asuntos Económicos y Monetarios, ¿se sentirá como pez en el agua?

Por mi trayectoria profesional tengo un encaje muy razonable. Intentamos dar pasos a una Europa más cohesionada, más federal, desde una posición socialdemócrata, teniendo en cuenta que hay que llegar a acuerdos con personas que no son socialdemócratas y por lo tanto hay que hacer un esfuerzo de negociación permanente.

¿Cuáles son los temas que lleva ahora en cartera?

Son varios pero destacaría la negociación del reglamento para la creación de un seguro de depósitos común en Europa. En estos momentos los seguros de depósitos que nos cubren hasta 100.000 euros por el dinero que tengamos en el banco son seguros nacionales y por lo tanto están respaldados por los tesoros de cada uno de los países.

¿Y el nuevo reglamento cambiará esta situación?

El principal objetivo de la unión bancaria es desligar los riesgos bancarios de los riesgos del soberano. Esta propuesta de reglamento intenta conformar un sistema europeo para que todos los ahorradores con independencia de si son alemanes o españoles cuenten con un mismo seguro para sus ahorros. Y que para el caso de una potencial crisis quien cubra el riesgo de esos seguros sea Europa de manera conjunta y no los tesoros de cada uno de los países.

Hablamos de reglamentos, temas complicados de trasladar a la opinión pública.

A primera vista quizás este reglamento parezca demasiado técnico pero tiene detrás un trasfondo político muy importante. Detrás de un seguro de depósito lo que hay es una unión fiscal por la que llevamos peleando los socialistas durante mucho tiempo. Si las posibles pérdidas en cualquier banco europeo están cubiertas por un fondo común, supone que ahorradores alemanes estarían pagando por riesgos en ahorradores italianos o viceversa, por lo tanto supone la primera piedra en la construcción de esa unión fiscal.

Pertenece, también, a la subcomisión de Seguridad y Defensa, ¿tendremos un ejército europeo?

A corto plazo no veremos un ejército europeo. Aunque es cierto que la UE no tiene competencias legislativas en materia de defensa, es verdad que hay una vocación por parte del Consejo y de la Comisión de ir mancomunando nuevas políticas de defensa, mejorando la eficiencia en el gasto y en la inversión de defensa de los estados miembros y adoptando algún tipo de política de defensa común que sirva también como herramienta para la política exterior y de seguridad.

¿Qué pasa con el Eurocuerpo, unidad militar de la que forma parte España?

El Eurocuerpo es un acuerdo entre varios países para disponer de fuerzas de acción rápida y está bien que exista, pero la cuestión es que tanto el Eurocuerpo como la Agencia Europea de Defensa son instituciones intergubernamentales y probablemente lo que necesitaremos es que esas políticas de defensa se integren desde un punto de vista comunitario, porque la vía intergubernamental es una vía que en mi opinión no tiene un largo recorrido.

¿Cuál es la propuesta de la Comisión?

Por el momento la Comisión ha planteado la creación de un fondo para financiar políticas de innovación y desarrollo en temas militares y también un fondo para mejorar la consolidación del mercado interior y permitir un desarrollo de la industria militar en Europa y que además permita mejorar la eficiencia del gasto de los estados miembros. Más allá de estas propuestas, yo creo que se debería evolucionar también hacia la comunitarización de políticas de defensa que van a ayudar a la implementación de la política de defensa y seguridad común.

Usted como eurodiputado está inmerso en temas que llevan a una Europa mucho más unida, mientras en España se están viviendo momentos difíciles por todo lo contrario con el tema de Cataluña, ¿cómo ve su final?

Para mi es una frustración adicional, porque trabajo de lunes a jueves en Bruselas y Estrasburgo intentando construir una Unión Europea, conformar políticas comunes, intentar avanzar en la construcción de una institución pública que haga eficiente aquello que antes hacían los estados miembros y que ya no pueden por el mundo de la globalización en el que nos encontramos. Necesitamos instituciones fuertes supranacionales para hacer políticas que antes hacían los estados miembros y ahora ya no pueden y por otro lado ves lo que ocurre en tu país. Es bastante frustrante, antimoderno, anticontemporáneo y decimonónico y es algo fuera de la edad contemporánea.Yo no contemplo otro escenario diferente al que Cataluña siga en España y en la UE, no hay otro escenario posible.

De Cataluña nos vamos al Sur de España ¿qué visión tiene como eurodiputado de la provincia Almería?

Yo creo que Almería ha sabido encontrar su hueco de desarrollo económico en las últimas décadas fundamentalmente a través de la agricultura, pero también a través del turismo. Ha ido asumiendo la revisión de los modelos tradicionales de desarrollo económico hacia una economía altamente competitiva en ambos campos y que ofrece unas perspectivas de desarrollo optimistas para la provincia en el seno de la propia Andalucía y con relaciones muy estrechas con Murcia.

¿No cree que ese progreso se vería beneficiado con el Corredor Mediterráneo?

España ha adolecido durante muchas décadas y podríamos decir que casi siglos de un modelo de infraestructuras que de alguna manera no fuera solo radial. Tenemos una España articulada a través de redes de comunicación fundamentalmente radiales con el centro en Madrid que ha dificultado o que no ha ayudado al desarrollo económico de la periferia del conjunto del país. Soy asturiano y como tal sufro también esa visión radial del modelo de comunicaciones en España y en este sentido es necesario otro modelo de infraestructuras territoriales que incorpore la malla como idea base que articule esas infraestructuras. Claramente el Corredor Mediterráneo es uno de los perjudicados, es una propuesta permanentemente postergada o retrasada como ha habido otras en el conjunto del país.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios