Altea refuerza la atención de los menores con autismo en sus colegios

  • La asociación inicia un proyecto con voluntarios y alumnos de psicología e Inef

Un alumno con autismo durante una de las sesiones de terapia. Un alumno con autismo durante una de las sesiones de terapia.

Un alumno con autismo durante una de las sesiones de terapia. / d.a.

Toda atención es poca. Y bajo esta premisa la asociación Altea ha iniciado un nuevo proyecto para el refuerzo de acompañamiento y otras terapias en los centros educativos de menores con Trastorno del Espectro Autista (TEA), a cargo de voluntarios de la asociación, así como de alumnos de Psicología e Inef de la Universidad de Almería (UAL), tal y como ha detallado la presidenta de Altea, Mª Carmen Almagro, "empezamos en el mes de febrero en el Centro de Educación Infantil y Primaria (CEIP) Las Salinas de Roquetas de Mar y el objetivo es implantar este programa en el resto de centros en los que hay alumnos con TEA".

Independientemente de que los menores acudan a sus clase en un aula específica o en una ordinaria, este nuevo recurso que ha creado Altea supone que cada niño con autismo esté acompañado por un voluntario, con los beneficios que esto supone para los pequeños que sufren este trastorno. "Mi hijo tiene tres años. Antes no quería salir al patio. Para él era difícil estar con 900 niños más jugando". "Gracias a esta iniciativa puedo decir que hasta le gusta salir al recreo y tiene sus amigos". "Ha sido un gran paso adelante".

El próximo curso 2018-2019, Altea confía en que el proyecto de acompañamiento llegue a más centros en los que además cuentan con aulas TEA. Éstas son un recurso de calidad que ha supuesto un gran avance en las condiciones de escolarización del alumnado con trastornos del espectro autista como indican los progresos conseguidos por estos escolares, la valoración positiva de sus familias y las experiencias e investigaciones recogidas en la bibliografía científica.

El incremento del alumnado con TEA ha ido unido a un aumento progresivo de este tipo de aulas específicas en la provincia, tal y como han indicado desde la Delegación de Educación de la Junta de Andalucía en Almería. Tras la aprobación en el año 2002 de la normativa que regula este recurso educativo, en el curso 2003/2004 comenzó a funcionar la primera aula TEA en la provincia en el CEIP 'Lope de Vega'. En el curso 2015/16 crecieron hasta las 23 para la atención de 115 alumnos y alumnas y este año son 35 aulas en las que se atiende a 175 escolares.

En el equipo técnico de orientación educativa de la Delegación de Educación de la Junta participan dos profesionales especializados en trastornos del espectro autista que asesoran a docentes y familias. Para atender al alumnado con este tipo de trastorno hay que favorecer una organización flexible, variada e individualizada de la ordenación de los contenidos y de su enseñanza con el objetivo de que adquieran las competencias básicas establecidas en Primaria y Secundaria.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios