Amat niega intereses en Las Salinas y denuncia que IU y PSOE sí los tienen

  • El alcalde pide a la oposición que no engañe sobre el tema porque PSOE e Indapa se abstuvieron en la comisión informativa, "nunca dijeron que no" · Afirma que "no estoy aquí para buscarle la ruina a nadie"

Comentarios 5

"Hay 500 propietarios allí, y el que no tiene nada es Gabriel Amat, ni en la autovía ni en Las Salinas. A mi sobrino creo que no le queda ninguna propiedad, y además es que ni lo sé ni me importa. ¿Y si es que mi sobrino tuviera algo allí, se lo ha quitado a alguien? ¿Es que no puede tener nada por ser sobrino del alcalde? La finca de la que habla el panfleto de Izquierda Unida, que no quiere recordar que es el Partido Comunista que sólo trae ruina, la vendieron hace mucho tiempo Rifá y él al señor Portillo, a Colonial. Esa finca no es de ellos, está vendida y por cierto no cobrada parte de ella, según tengo entendido. ¿Y cuántos familiares del Partido Comunista tienen intereses allí? ¿Y cuántos socialistas están ahí metidos? ¿yo como alcalde me voy a poner a mirar si uno es socialista, comunista o del Partido Popular? Eso es un disparate, todo el mundo tiene derechos y obligaciones, no podemos examinar quién es el propietario."

Así respondía ayer el alcalde de Roquetas de Mar, Gabriel Amat, a las acusaciones que se hicieron contra él sobre intereses personales de él o de sus familiares, en la concentración convocada por la plataforma que se opone al proyecto de reparcelación y urbanización de Las Salinas. Además, tanto el presidente de la corporación local como el concejal de Urbanismo, José María González, aseguraban que los dos grupos de la oposición, PSOE e Indapa, se abstuvieron en la comisión informativa municipal en la que se les daban a conocer los detalles del proyecto, no poniendo ninguna pega ni votando en contra. "En la comisión de Urbanismo les estuvieron explicando el proyecto los señores que lo están redactando en Málaga, y lo vieron bien, y se abstuvieron, no dijeron nunca que no. Por lo tanto estaban de acuerdo con ese proyecto, pero ahora tienen la poca vergüenza de engañar a la gente. Tienen que decirle a la gente que ellos no han ido nunca contra este proyecto y que ellos no han hecho nada para que se pare", argumentaba Amat.

En el mismo sentido se expresaba José María González, recordando que "en la comisión de Urbanismo del pasado mes de enero vinieron los técnicos desde Málaga para explicarles el proyecto, dándoles todos los datos que pidieron. Les informaron de todo lo que pidieron y preguntaron todo lo que quisieron, e incluso los técnicos les dieron más datos de los que solicitaron y se ofrecieron a informarles de todo lo que necesitaran. Ellos saben que yo como concejal nunca les he puesto pegas para lograr ninguna información en la comisión de Urbanismo. Los técnicos se pusieron a su disposición para aclararles cualquier circunstancia, cosa que no han hecho".

El alcalde y el portavoz del Partido Popular fueron ayer también contundentes al contestar a las preguntas que hacía públicamente UPyD (Unión, Progreso y Democracia), formación política que a través de un comunicado quería saber por qué los afectados que ya habían firmado las permutas desconocían que tendrían que hacer frente a cifras elevadísimas para los gastos de urbanización, denunciando el partido que lidera Rosa Díez que a los agricultores el ayuntamiento les conminó a vender sus tierras porque si no la Junta les expropiaría por un precio mucho menor. Amat contestaba que "UPyD no tiene ni idea de lo que dice. El Ayuntamiento no le ha dicho a nadie lo que tiene que hacer. En la reunión de hace varios años en la biblioteca les dije que tuvieran cuidado porque iba a ir mucha gente a aprovecharse de ellos. Les dije que yo no vendería a menos de X, y lo dije delante de todos, pero que cada uno hiciera lo quisiera ".

En relación a la primera cuestión planteada por UPyD, sobre el coste de la urbanización para los afectados que ya habían firmado las permutas, el alcalde contestaba que "hubo muchos que vendieron muy bien vendido, pero los tiempos han cambiado. Y todos saben que cuando un sistema pasa de rústico a urbanizable tiene unos gastos de urbanización, pero lo que pasa es que la situación de 2004 y 2006 a la de hoy ha cambiado. Valen mucho más los derechos urbanísticos en un terreno urbanizable que en una finca rústica donde está la autovía. Nadie quiere vender los terrenos de la autovía al precio que están las fincas rústicas, de 30-40 euros el metro, aunque pueden valer más depende de cómo esté el invernadero. El Ayuntamiento ha ofrecido a algunos vender a 45 euros el metro y no han querido, y estamos hablando de una finca rústica en mitad del campo. Todo el mundo tiene derecho a vender en lo máximo posible, pero si se expropia porque pasa la autovía, y el trazado no lo ha hecho el ayuntamiento sino la Junta de Andalucía, se pagará lo que la expropiación diga. Que les pregunten a los que han vendido una hectárea en doscientos millones si han ganado o no con los sistemas generales. Me parece muy bien los que han vendido, y también los que no han vendido porque querían más. Yo no voy a criticar lo que hace cada uno con lo suyo, pero no estoy arrepentido de haber hecho el sistema general en la autovía porque este aprovechamiento urbanístico cuando llegue el momento valdrá bastante más, y los que han querido aprovecharse antes lo han hecho", incidía Gabriel Amat. Por su parte González, insistía en que tanto el alcalde como él iban a reunirse personalmente con cada uno de los propietarios que tengan dudas para explicarles todo el proyecto, por lo que el proceso de Las Salinas no ha hecho más que comenzar, comprometiéndose a solucionar todos los errores que se detecten. "Ojalá tuviera yo una propiedad ahí, éste es el futuro de Roquetas, no hay otro, en su momento dará bastante dinero porque habrá una urbanización de máxima calidad. Hay gente que lo está pasando mal porque tenía antes unos recursos que ahora no tiene, pero nosotros no vamos a tomar una decisión final hasta que no se hayan presentado todas las alegaciones. Además nos adaptaremos a las circunstancias económicas vigentes y a los medios que haya, y si hay que hacer pequeños desarrollos en la urbanización, se hará así. Sería una pena que no se desarrolle la zona porque va a crear muchos puestos de trabajo. Hasta el momento lo único que ha hecho el ayuntamiento es el expediente de reparcelación para conocer qué propietarios hay y lo que tiene cada uno, porque hay algunos que incluso han fallecido", consideraba González, quien manifestaba, como ya hizo en su día Amat, que el coste total final de urbanización puede ser mucho menor que los 200 millones de euros de los que se está hablando.Amat y González se sintieron dolidos por los gritos de 'chorizos, manos arriba esto es un atraco', que tuvo que soportar el equipo de gobierno del Partido Popular. Amat asegura que al aprobarse en 2006 el PGOU muchos de los que se manifestaron el pasado lunes querían la urbanización, y ahora "quieren lo contrario". González recordaba que "llevo muchos años en política y estoy un poco defraudado porque la gente a veces no reconoce el trabajo que se hace, pero muchas de esas personas manifestaban con su actitud lo que eran, no hace falta decirlo. Nosotros no hubiéramos tenido inconveniente en reunirnos con ellos en un salón grande y responderles a todo lo que preguntaban. Estas acciones en caliente luego traen consecuencias malas para ellos, y lo pagan al final los más necesitados. Hay que pensar más con la cabeza y controlar los sentimientos. Yo creía que lo estábamos haciendo bien, vamos a seguir así, y al final será lo que ellos quieran, porque la propiedad es de ellos. Nosotros tenemos que defender los intereses de todo el municipio. Algunos han visto que se equivocaron porque no vendieron bien en su momento y quizá ahí hay que buscar algo de razón de todas estas protestas".Amat ratifica que sigue ofreciendo el mismo discurso que al comienzo del proyecto, "para ir analizando finca por finca, tanto de Las Salinas como de la autovía, con todos los propietarios. Lo he dicho siempre y sigo manteniéndolo. Cuando termine el plazo de alegaciones quedará todo parado hasta que llegue el momento. Yo no he cambiado el discurso, pero que cada uno venda lo que quiera vender y haga lo que tenga que hacer. Voy a seguir diciendo la verdad y la verdad es que yo no estoy aquí para buscarle la ruina a nadie. No le voy a quitar nada a nadie y buscaremos la mejor forma, para cuando llegue el momento desarrollar lo que tengamos que desarrollar", sentencia el alcalde.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios