Apagón El Gobierno tiene en su mano frenar el 'desierto eléctrico'

  • Ayuntamientos, Junta y empresas exigen la línea de alta tensión entre Almería y Granada

  • En juego están 500 millones de euros, 600 empleos y la población rural

Con la vista puesta en el último Consejo de Ministros del año como único salvavidas, la Junta de Andalucía, ayuntamientos y empresarios exigen al Gobierno central la inclusión de la línea de alta tensión entre Almería y Granada en la planificación vinculante aprobada en 2015 por el Ministerio de Energía, y es que el ejecutivo que preside Rajoy vuelve a dejar fuera de su plan de Red de Transporte Eléctrica la construcción de la línea eléctrica Vera-Baza-Caparacena, como ya hiciera en 2012.

Si las cosas de palacio van despacio, otras ni van. La proyección de esta línea ya estaba incluida en la planificación de 2007, si bien se frenó tras la publicación de un real decreto, el RD 13/2012, al igual que otras infraestructuras que no tenían aún la autorización administrativa aunque si estuviera la misma en trámite. Ya en la planificación de 2015-2020 el Gobierno central la dejó directamente fuera. A pesar de ello, el ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal, y el hasta hace poco el consejero de la Junta de Andalucía, José Sánchez Maldonado, han estado en continuo contacto para valorar la inclusión del eje eléctrico.

Tal y como explicaba ayer la delegada del Gobierno de la Junta de Andalucía en Almería, Gracia Fernández, el Gobierno solicitó a la administración autonómica un documento en el que se justificaran las necesidades de la línea, "éste se hizo en tiempo y forma", señala la delegada que se refirió a la participación en el mismo de las diputaciones de Granada y Almería, además de los 97 ayuntamientos afectados en este área conocida como el 'desierto eléctrico', empresas y la Confederación Empresarial de la Provincia de Almería (Asempal). Cuando todo parecía que se encarrilaba y tendría un final feliz, tras el envío del informe el 18 de julio de este año, llega la sorpresa. La Junta recibía la pasada semana, a través de la Comisión del Mercado y la Competencia, el borrador que no contempla la línea para que hiciera alegaciones, "entonces conocimos que se había tomado de forma repentina y sin saber porqué, de nuevo la decisión de dejar fuera de planificación la línea".

Según apuntó la delegada, esta decisión "pasa por alto las demandas de 97 municipios de Almería y Granada, concretamente 42 de las comarcas almerienses del Almanzora, Levante y Vélez, o lo que es lo mismo, 150.000 habitantes, y que se le habían comunicado al Gobierno en un escrito para justificar la importancia, la necesidad y la urgencia de la construcción de esta infraestructura"; esto sin contar Granada. En cuanto a las alegaciones, la Junta aseguraba ayer que se están ultimando para conseguir esta infraestructura tan necesaria para esta provincia y la vecina Granada.

Entre los datos aportados por el Gobierno andaluz al Ministerio se contempla que el 62% de estos municipios han perdido inversiones y empleos por la falta de capacidad de suministro eléctrico. Además, en el caso de Almería, el análisis realizado muestra que el 81% de los municipios de estas comarcas ha perdido habitantes en los últimos años y su población sufre un índice de envejecimiento progresivo, "por lo que de no incluirse la construcción de esta línea, se estará condenando al subdesarrollo y al despoblamiento de ellos", explica Gracia Fernández.

La delegada insiste que el compromiso que adquirió la Junta con el Gobierno de Rajoy no fue otro que el de justificar mediante informes y estudios la importancia estratégica que supone para las provincias de Almería y Granada la construcción de la línea eléctrica. Lo que no era un compromiso de la Junta, detalla Fernández, "era conseguir la financiación para construir el eje Vera-Baza-Caparacena pidiéndola a Fondos Feder, pese a lo manifestado por el delegado del Gobierno, Antonio Sanz, ya que es una competencia exclusiva del Gobierno de Rajoy".

La delegada concluía ayer de forma contundente: "No tenemos tiempo porque si no se incluye en el último Consejo de Ministros en diciembre, caducarían permisos e informes medioambientales que tenían empresas para el desarrollo de proyectos que dependen del eje eléctrico". Almería se la juega con la línea de alta tensión y es que su no ejecución echaría por tierra proyectos que ya tienen el visto bueno ambiental y administrativo y con ellos la inversión, empleo e incluso conllevaría el despoblamiento de los municipios afectados, esto sin hablar de que imposibilitaría los cortes eléctricos que vienen sufriendo municipios del levante como Níjar en verano cuando aumenta su población, la ejecución de otras infraestructuras como el AVE o el desarrollo urbanístico de las localidades afectadas ya que no tienen capacidad de suministro eléctrico.

El delegado de Economía, Miguel Ángel Tortosa, informaba de los proyectos que corren riesgo, como los relacionados con energías renovables, muchos de ellos en avanzado estado de tramitación administrativa. Como ejemplo, lanzaba algunas cifras: las asociaciones de promotores en 2015 contaban ya con más de 1.100 MW (megavatios) con autorización ambiental, 850 MW con autorización administrativa y 404 con priorización y acceso a la red de transporte.

Actualmente, sólo en proyectos eólicos hay al menos 666 MW a la espera de disponer de capacidad de evacuación para continuar adelante. Y por lo que respecta a la provincia de Almería están pendientes de la construcción de la línea eléctrica para poder verter la energía renovable 12 proyectos de generación eólica impulsados por tres empresas (Capital Energy, Unión Eólica Andaluza y WP Renovables Meridional II), que suman casi 400 MW, en los municipios de Serón, Tíjola, Lúcar y Chirivel. "Hablamos de unos 480 millones de euros en inversiones y 600 empleos sólo en la construcción de estos 12 parques que están en riesgo de perderse, a lo que habría que sumar el freno que supone retrasar la ejecución del eje para otros proyectos de renovables en Almería", insistía Tortosa.

Como señalaba el delegado uno de los municipios afectados es Serón, cuyo alcalde, José Antonio Lorenzo, estuvo junto a otros alcaldes de pueblos afectados y los delegados de la Junta en la comparecencia de ayer. En esta localidad hay tres proyectos vinculados a las energías renovables que dependen del eje eléctrico. Como recordaba Lorenzo, al estar planificada la línea antes de 2011 las empresas se movilizaron para realizar proyectos, una incluso ya cuenta con licencia de obra.

Tras el estancamiento, ahora cuando se reabría "la esperanza" las empresas han ido avanzando: "incluso Capital Energy fue a la subasta eléctrica y se quedó con 700 MW para implantarlos en el norte de esta provincia y Granada, si no los implantan tiene sanción", exponía el alcalde de Serón, quien añadía que incluso esta empresa se comprometió a adelantar el dinero para el coste de la línea. "Ya no hablamos de desembolso directo que tuviera que hacer el Gobierno de España ahora mismo, por eso no entendemos qué está pasando".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios