Los niños de Cabo de Gata conocen a la tortuga boba con unos talleres

  • La delegada de Medio Ambiente, Sonia Rodríguez,participó activamente en los talleres de manualidades · Los miembros de la asociación Desalysol acogieron la propuesta con entusiasmo

La delegada provincial de la Consejería de Medio Ambiente, Sonia Rodríguez, ha participado en la campaña de divulgación y sensibilización que sobre la restauración de la anidación y suelta de tortugas bobas se está desarrollando durante estos días en las playas del parque natural Cabo de Gata-Níjar.

En esta campaña de la Junta de Andalucía colaboran la Asociación Posidonia y voluntarios de diferentes provincias de Andalucía. Se trata de una iniciativa de carácter internacional ya que este tipo de acciones también se están desarrollando en Cabo Verde con otro grupo de voluntarios en el marco de los programas de voluntariado que desarrolla la Consejería de Medio Ambiente. Durante la jornada de ayer los voluntarios han realizado distintos talleres con los niños que se encontraban en la playa de la barriada de La Almadraba del parque natural que han consistido en la realización de juegos como la carrera boba, la tortuga que busca la playa para anidar o las tortugas y los humanos. Además, se ha repartido distinto material divulgativo sobre el proyecto.

Sonia Rodríguez, ha asegurado que "este tipo de iniciativas de sensibilización y divulgación contribuyen a crear una conciencia ambiental, especialmente entre los más pequeños, esencial para la preservación y conservación de esta tortuga que, en el futuro, podría tener un hábitat estable para la cría en el parque natural Cabo de Gata-Níjar". La delegada de Medio Ambiente ha dado a conocer que investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), en el marco de colaboración con la Consejería de Medio Ambiente, han colocado este fin de semana 320 huevos de tortuga boba (Caretta caretta) en la playa de las Amoladeras del Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar. Según Rodríguez, "la actuación forma parte del programa para la restauración de la anidación de este reptil marino en la costa peninsular española. El nacimiento de las crías de la especie, previsto dentro de unos cincuenta días aproximadamente, es un paso fundamental para que en su madurez vuelvan a desovar en la misma playa". Un avión transportó el pasado viernes un total de 420 huevos desde Cabo Verde hasta la península, de los que 100 se han depositado en incubadoras de la Estación Biológica de Doñana y el resto, 320, han sido instalados en cuatro nidos de las playas de Cabo de Gata. Todo este trabajo, dentro de un programa que se viene desarrollando durante tres años, lo dirige científicamente el CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas) a través de la Estación Biológica de Doñana (EBD), y lo financia la Consejería de Medio Ambiente. Las crías de tortuga boba de los huevos que eclosionen serán recogidos antes de llegar al mar y criados en cautividad en el Centro de Gestión del Medio Marino Andaluz de Cádiz, junto a los ejemplares que nazcan en la EBD, y finalmente serán liberados dentro de un año para garantizar una mayor tasa de supervivencia y su regreso a Cabo de Gata en su madurez para desovar.

Esta restauración de la anidación de la tortuga boba permitirá, si todo marcha bien, que esta especie, catalogada como en peligro de extinción en el Libro Rojo de la Fauna andaluza, nidifique de forma permanente en vez de esporádica en la costa peninsular española, convirtiéndose así en un activo ecológico de primer orden que incorporar al Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar. Sus playas fueron calificadas como las más idóneas en el trabajo de prospectiva inicial de este programa, lo cual confirma la alta calidad ambiental de este tramo del ecosistema litoral andaluz.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios