Canjáyar recibe de la Junta los 3,5 kilómetros remodelados de la antigua travesía

  • Tras construir la variante, la carretera vieja se ha transformado en zona de paseo, con miradores y obras que refuerzan la seguridad

Una vez transcurrido el año de garantía desde la puesta en servicio de la remodelada travesía de Canjáyar, el Ayuntamiento ha recibido de la Junta de Andalucía 3,5 kilómetros de antigua carretera, comprendidos entre los extremos de la variante. Han firmado el acta de cesión Francisco Alonso, alcalde, y Jose Manuel Ortiz, delegado de Obras Públicas y Vivienda en Almería.

El tramo es parte de la vieja carretera C-332, que fue objeto de acondicionamiento dentro del Plan de Accesos a las Alpujarras, convirtiéndose en el itinerario autonómico A-348 Lanjarón-Almería. Dicho eje culminó con la variante de Canjáyar que, además de llevar el tránsito pesado y de largo recorrido fuera del núcleo urbano, ha permitido mantener el acceso norte a la población mientras se desarrollaba la remodelación en la parte sur.

Las obras han consistido en el refuerzo del puente sobre el río Chico y la adecuación para disfrute público (en virtud del convenio Junta-Ayuntamiento) de los 1.630 metros comprendidos entre la intersección de Alcora y la Cruz Blanca. El coste de las actuaciones asciende a 700.000 euros con cargo al Plan de Conservación para Carreteras de la Consejería en Almería.

Las tareas realizadas incluyen rehabilitar el pavimento de zonas deterioradas por el uso, limpiar y desbrozar márgenes, ampliar arcenes con desmontes y muros de mampostería, construir aceras, colocar rejilla sobre las acequias y cunetas para permitir el uso peatonal, reforzar y renovar la señalización vertical y horizontal e instalar una treintena de farolas. 

Se ha construido una glorieta con césped artificial en el cruce de Alcora, y algunos ensanches delimitados por curvas de la carretera antigua han sido habilitados como áreas de descanso y miradores, con pavimento impreso, vallas, farolas, papeleras y jardineras. En dos de estas zonas se ha instalado equipamiento biosaludable para que las personas mayores puedan hacer deporte cuando utilicen la nueva travesía para pasear. 

En cuanto al puente, el paso de los siglos y del tránsito actual, sumado a la humedad de las tuberías grapadas, habían puesto en peligro su estabilidad. Fue necesario apear sus dos bóvedas con cimbras metálicas, vaciar el relleno superior, consolidar la unión de muros con bóvedas, rellenar con material más ligero y terminar echando el nuevo firme, con aceras en voladizo. Incluyendo los muros de acompañamiento, mide 60 metros de largo por 9,5 de alto.

La travesía comprende un tramo principal de 2.770 metros entre las intersecciones noroeste y sureste (del cerro de las Pencas al cruce de Alcora y de éste a la Cruz Blanca) y sendos ramales en los extremos: uno de 340 metros (del depósito a la piscina) que sirve de acceso a fincas y otro de 435 (de la Cruz hacia Almería) que incluye 1.200 metros cuadrados junto a una curva de la carretera vieja, susceptible de albergar otra área de descanso.

Junto con el tramo principal se entrega un almacén-cueva de 42 metros cuadrados, con dos habitaciones bajo el cerro de San Blas. Además se incluye la parada de autobús, la fuente próxima al puente y una fila de álamos a lo largo de 150 metros, entre la carretera y el estacionamiento contiguo a la glorieta nueva de Alcora.

Dispone de 14 obras de fábrica para drenaje transversal y las zonas en desmonte quedan protegidas por muros de mampostería, que suman 600 metros de longitud y alcanzan hasta 2,5 de altura. Como elementos de seguridad lleva 1.040 metros de barrera doble onda, 62 de pretiles y 120 de barandillas en el puente, además de las marcas viales en el pavimento y 40 señales verticales.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios