Catalina Rodríguez, el alma de la Asociación Contra el Cáncer

  • El próximo 18 de marzo celebrarán la comida benéfica anual en Hijate · Desde hace más de veinte años, esta mujer hijateña se dedica a colaborar con la causa

Catalina Rodríguez Castaño es la presidenta de la Asociación Española Contra el Cáncer de Hijate desde hace más de veinte años. El próximo 18 de marzo será la anfitriona de la comida anual de esta organización a la que acuden más de 800 personas.

Catalina, que en junio cumplirá 76 años, es el alma de la asociación y por su labor solidaria ha recibido diversas distinciones, entre ellas la Bandera de Andalucía. Nos disponemos a conocerla y nos recibe nada más llegar de su paseo matutino. Insiste en hablar de la Asociación, y nos explica que empezó "porque mi madre murió de cáncer y para mi fue una cuenta pendiente. Así que cuando el tiempo me lo permitió me ofrecí a ayudar". Eran tiempos duros, y no era fácil ir a la escuela, "así que de mayor fui un tiempo a la escuela de adultos de Olula del Río, donde mis maestras Juani y María me enseñaron un poquito de ortografía", y vaya si ha aprendido "he escrito ya tres libros, que he dedicado a la lucha contra el cáncer. Tengo uno pendiente para ver si hay algún alma buena que me lo quiera publicar", aclara sonriente.

"Hay un refrán que dice que por el equipaje se saca al viajero, yo no tengo inconveniente en decir los años que tengo, pero mire usted, las arrugas de mi cara son las huellas del trabajo de toda mi vida", apostilla para aclarar que "todo lo que hago es para la Asociación, porque mire usted que le diga, soy la persona más feliz pudiendo ayudar, porque nadie sabe el dolor tan grande que pasan los seres humanos con ese problema de salud. Yo he visto personas que han muerto a las puertas de un hospital y no dejarles pasar. Siempre he estado al lado de quien me ha necesitado dentro de lo que he podido" afirma.

"Me ayudan mis hijos, mis nueras y gente de fuera", dice mientras interrumpe la entrevista para pedir a la comarca entera que les acompañen en la comida, "se que los momentos son difíciles, pero hay un refrán que dice que el que todo lo tiene y todo lo da a cambio de nada, no se preocupe que nada le ha de faltar. Le agradecería infinitamente a todo el mundo que estuvieran presentes el próximo sábado; les daré un abrazo y una amistad dentro de mis posibilidades, de las poquitas que tengo".

La comida será el sábado en el restaurante Lloretma de Hijate, y en la entrada irá incluido un regalo; un jamón, un lomo embuchado, una paletilla, alguno de los productos que elabora su familia precisamente en la empresa que lleva su nombre, Hijos de Catalina Rodríguez Castaño y que ella misma ayudó a levantar. "Hace mucho tiempo que no permanezco en la empresa, pero para mi es una satisfacción saber que mis hijos y nietos llevarán siempre mi nombre por bandera, ya que no he tenido hijas a quien ponérselo, aunque tengo una nieta que se llama Victoria Catalina. Yo nunca se lo pedí y mire usted, los jamones nuestros se llaman Jamones Tío Emilio, que es mi marido y yo siempre le digo, que me engañó y se quedó con lo mejor".

Esta mujer con una lucidez que sorprende, nos cuenta como pasó de dedicarse al campo y la casa, a montar una carnicería. "Cuando mis hijos crecieron y vi que necesitaban un trabajo pusimos una carnicería, la primera empresa de carnes en Hijate. Porque yo he sido siempre muy observadora de todo, aunque he hablado solo cuando me ha hecho falta nada más" aclara, para seguir contándonos la evolución de esta empresa que genera hoy decenas de puestos de trabajo y que cuenta con una de las instalaciones más grandes de la comarca.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios