Centenares de agricultores salen a la calle en protesta por la crisis de precios

  • Culpan de la situación actual a las grandes distribuidoras · Han logrado el cierre de supermercados de cadenas alemanas, Aldi y Lidl, al volcar cajas de pepinos a sus puertas impidiendo el paso a los clientes

Comentarios 1

"La renta del sector hortofrutícola se sitúa en la actualidad un 18 por ciento más baja que en los años 90", aseguraba el secretario general de COAG, Miguel López, durante la movilización que se llevaba ayer a cabo en El Ejido en protesta por la crisis de precios provocada por la gran distribución agroalimentaria. Sobre las diez de la mañana siete furgones de la Policía Nacional se situaban a las puertas de Ejidohotel, y en la explanada de enfrente, a los pies de Canalex, decenas de agricultores se iban sumando poco a poco a la convocatoria, que estaba encabezada por los responsables de la organización, Miguel López, y el secretario provincial de Almería, Andrés Góngora. Banderines amarillos de la organización agraria y pancartas en las que se leían lemas como "Las cadenas nos arruinan" o "No al pacto de precios a la baja".

El sector hortofrutícola se encuentra en una situación agónica, que en los últimos cuatro años ha provocado "la desaparición de unos 130.000 puestos de trabajo", aseguraba López. Por su parte, Góngora, manifestaba en declaraciones a los medios de comunicación que los agricultores "han perdido toda capacidad para exigir precios" y que son "las grandes cadenas de distribución los responsables, ya que ellos ponen y quitan los precios y siempre a la baja". Esta movilización ya se llevaba a cabo la semana pasada en la capital, con una jornada de paro agrario y el cierre de varios supermercados. Góngora apostillaba que "la situación no es muy diferente a la de hace unos días". "Es verdad que ha habido un ligero repunte en el precio de algunos productos", pero se debe "sobre todo a la disminución de producción por causas climatológicas", añadía. La concentración se ha centrado en supermercados de cadenas alemanas como Aldi y Lidl a los que responsabilizan entre otros de los precios a la baja que están afectando de forma importante a la renta de los agricultores. Advertía igualmente que es necesario que se empiece "ya a hablar de costes de producción y se den cuenta de que están arruinando sector", ya que no cubren costes de producción.

Por su parte, López aseguraba es "imprescindible que tanto las grandes cadenas de distribución como la Unión Europea escuchen a los agricultores para evitar la quiebra del sector, que está abocado a desparecer". Aseguraba igualmente que "es vergonzoso que esta manipulación de precios ocurra con la complicidad de los gobiernos y de las diferentes comisiones nacionales de la competencia que no intervienen".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios