Centenares de vecinos de la comarca en pie de guerra por la subida de la luz

  • En los últimos días se acumulan numerosas reclamaciones en la Oficina de Consumo de Olula por el aumento en los recibos · Se presentan casos que han pasado de 162 a pagar hasta 1.000 euros

Comentarios 1

María Eugenia Sáez, es la responsable de la Oficina del Consumidor (OMIC) en Olula del Río, encargada de recibir las quejas provenientes de 13 localidades del Almanzora. Durante el tiempo que duró nuestra visita a esta instalación, la oficina era un incesante ir y venir de personas, de todas las edades, sexo y nacionalidades, cuya coincidencia radicaba en la indignación e impotencia ante lo que indican sus facturas de electricidad. Aprovechamos que permanentemente interrumpan nuestro diálogo con la responsable, para darnos una idea de la magnitud del problema. Ojeamos las facturas y comprobamos como un usuario de Macael ha pasado de pagar 162 a más de 1.000 euros en tan sólo un mes; o el caso de María Ramona, que en una casa vacía, y por ese motivo con reducción de kw/h, insiste en haber pagado los 0,92 euros que indican sus últimas facturas, e igual le han cortado el suministro sin el previo aviso que marca la ley. Casos para todos los gustos, pensionistas de 300 euros, que no pueden pagar una factura que sobrepasa su ingreso mensual, o mileuristas, que tienen que pagar 1.000 euros y se preguntan cómo lo van a hacer para pasar el mes junto a su familia.

Mientras tanto, María Eugenia, continúa rellenando los formularios de la Junta, que hasta hace unos días según denuncia, no estaban para realizar los reclamos en Sevillana Endesa, "por ese motivo, hemos tenido que ir con un policía local, para levantar un acta, y luego efectuar la denuncia correspondiente. Es que alguien tiene que hacer algo, esa estimación que se realiza no debería hacerse, ya que si van a facturar mes a mes, lo suyo es realizar la lectura cada 30 días".

Mientras María Eugenia realiza esta afirmación, otra de las usuarias afectadas, afirma haber llevado ella misma la lectura del medidor, pero "es igual, me han cobrado lo que han querido" denunciaba esta vecina visiblemente preocupada. "Lo que les han dejado hacer a las compañías eléctricas es una barbaridad", retoma la titular de OMIC, "los ayuntamientos deberían intervenir y tratar el problema en un pleno que se constituya para tal efecto, la gente está absolutamente indefensa y es su deber decir algo al respecto".

María Eugenia nos muestra las más de 300 reclamaciones realizadas sólo en los últimos días y podemos observar que muchas de ellas no están realizadas en los formularios oficiales que la Junta de Andalucía pone a disposición de los usuarios, y que varios de los formularios que entrega la empresa, están sin sellar, por lo que deben volver a la eléctrica a colocárselo. En este punto, decidimos acompañar a una señora a la oficina que Sevillana Endesa tiene a apenas unos 200 metros de distancia y comprobamos como aquí también la gente está apiñada dentro del establecimiento, a la espera de turno para poner la correspondiente reclamación.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios