Centenares de vecinos sólo pueden usar el agua para lavarse

  • El municipio de Tahal ha restringido desde finales del año pasado su uso al tener niveles bajos de radiación · En Albanchez superaron este problema con un nuevo sondeo

Las comarca del Almanzora y los Filabres son dos de las zonas más castigadas de la provincia en lo que concierne al consumo y la calidad de agua. En Albox miles de vecinos están a la espera de que unas obras, que se alargarán diez años, traigan agua de calidad a sus casas. Mismo problema pero con diferente collar sucede en Olula del Río. Unas deficiencias que radican en la gran cantidad de hierro y radón existentes en el suelo de esta comarca y que provoca en algunos casos que el agua deje de ser válida para el consumo humano y sólo pueda utilizarse para lavar la ropa o el aseo personal.

El último municipio que se ha visto afectado por esta epidemia es Tahal. Sus cuatrocientos vecinos llevan desde finales de diciembre sin poder beber agua al detectarse a través de un análisis periódico remitido a la delegación de Salud que sus niveles no eran aptos para el consumo. "El delegado de Salud me llamó el 21 de diciembre para que avisara a todo los vecinos de que no podía utilizarse para beber ni cocinar", señala el alcalde de la localidad, Ramón Romero.

Desde el Ayuntamiento, rapidamente se emitió un bando municipal para informar a todos los habitantes del pueblo y de la barriada de Benitarofe "y desde ese momento la gente bebe agua embotellada hasta que dentro de dos meses se ponga en marcha la potabilizadora en el municipio que vendrá con una planta de osmosis que nos permitirá bajar los índices de radionucleidos y volver a hacer potable el agua para el consumo humano".

En cualquier caso, el regidor hace hincapié para no crear psicosis entre sus vecinos en que "el agua no está contaminada porque si así fuera no estarían abiertos los grifos de las casas de Tahal".

Un municipio cercano, Albanchez, sufrió el mismo problema hace unos meses "y lo solucionamos con un nuevo sondeo a ocho kilómetros del que hasta ese momento abastecía al pueblo y en el que tuvimos mucha suerte porque el agua no tenía niveles altos de hierro o radón", explica su alcalde, Francisco Martínez.

En este sentido, el regidor de Albanchez señala que "con la puesta en marcha de la futura planta de captación que nos va a financiar la Junta de Andalucía a través de la Consejería de Medio Ambiente podremos mejorar la calidad del agua y evitar problemas de este tipo en el futuro".

Un hecho que para el delegado de Salud de la Junta, Manuel Lucas, es muy "usual" ya que según señala "es un problema que padece la mitad de la provincia por lo que realizamos periodicamente análisis para prevenir casos como el de Tahal". Además recalca que "no hay riesgo para la salud si se llegara a ingerir accidentalmente pero no se debe de beber y restringir su uso para todo aquello que no sea consumo o cocinar con la misma" aunque este diario ha recibido llamadas de vecinos de la zona que afirman tener el colon irritable.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios