El Centimillo llena la despensa de 200 familias necesitadas del Barrio Alto

  • Las rentas de los beneficiarios, que no sobrepasan los 500 euros al mes, han sido valoradas por la Junta de Andalucía · La asociación de vecinos reparte más de 3.000 kilos de alimentos en tres horas

"Somos siete en casa y los ingresos no llegan ni a los 800 euros. Con ese dinero hay que pagar los gastos corrientes y alimentar siete bocas, ente ellos cuatro nietos menores de edad que viven conmigo", aseguraba Carmen Sánchez mientras llenaba su carro de leche, pasta, queso y otros alimentos que como ella mismo apuntó "habrá que administrar bien para ver si nos llega a pasar las navidades". Y es que en tiempos de vacas flacas los que más sufren son siempre los que menos tienen. Quizá, también los más agradecidos.

Como Carmen, otros dos centenares de vecinos del Barrio Alto ayer alimentaron un poquito las esperanzas de pasar una navidad con la despensa más llena de lo normal, gracias a la beneficencia del Banco de Alimentos y de la Asociación El Centimillo que se encarga del reparto de los alimentos.

Ataviadas con carros de la compra, bolsas y todo tipo de objetos donde guardar la comida, Carmen, Antonia y Juana esperaban en la cola, sentadas en la acera, a que llegara su turno. No es la primera vez que acuden al reparto y tampoco será la última, pues el lote de productos "alcanza para un par de meses que buen avío hace a la unidad familiar".

En algo más de tres horas Liberio López, presidente de El Centimillo y otros dos ayudantes, repartieron más de 3.000 kilos de comida de los que se beneficiaron unas 200 familias del Barrio Alto. Es quizá, la única asociación vecinal que aún se encarga de esta labor en la capital almeriense, pues como explicó Liberio "lo normal es que sean las ONG o las parroquias quienes recojan los alimentos y los entreguen a los más necesitados. De hecho, es donde más gente acude, sobre todo la población inmigrante", apuntó.

La realidad es cruda y, cada historia es más sorprendente que la otra, pero el volumen de alimentos es el que hay y aunque la directiva de la asociación querría hacer los lotes un poco más grandes, es imposible y hay que ceñirse para llegar a todos los solicitantes. En la sociedad del hartazgo siempre hay quien pasa necesidad y proporcionar comida y dignidad a quienes carecen de recursos es una prioridad para la asociación El Centimillo desde hace 13 años.

Precisamente, como indicó Liberio López, "a lo largo del año hemos realizado cuatro repartos que en total suman unas diez toneladas de comida, que en la mayoría de los casos van a manos de familias que, en el 99% de los casos, tienen rentas tan bajas que no llegan ni a los 500 euros al mes".

El modo de acceder a este tipo de ayudas es sencillo, aunque el trabajo para los que se encargan de gestionar la documentación, de forma gratuita, requiere de tiempo y dedicación. Sólo hay que cumplir unos requisitos que marca la Junta de Andalucía y, una vez aprobada la concesión, estar pendiente de cuáles son los días en los que se hace el reparto.

Mujeres solteras o viudas con hijos pequeños a su cargo, familias con varios de sus miembros en situación de desempleo, ancianos o inmigrantes que en este último año han visto agravada su difícil situación a causa de la crisis económica son el perfil de los que ayer se beneficiaron de las tres toneladas de productos previstos en el programa del Banco de Alimentos, que financia la Unión Europea, y distribuye en las distintas provincias el Gobierno de España a través de entidades colaboradoras.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios