Chapuzón bajo el agua para recaudar fondos a Cruz Roja

  • Decenas de vecinos se lanzaban ayer a la Piscina Cubierta Municipal para nadar en fracciones de quince minutos durante 16 horas sin parar en pro de los mayores

La solidaridad de los ejidenses ha quedado patente en múltiples ocasiones, y es que los vecinos del municipio siempre se vuelcan con quienes les necesitan. El último acto solidario ha sido "16 horas de nado continuo" que se desarrollaba ayer en la Piscina Cubierta Municipal. Se trata del segundo maratón solidario que organizan de forma conjunta el Instituto Municipal de Deportes, IMD, y Elaqua, y por primera vez ha participado la Asamblea Local de Cruz Roja.

El objetivo era recaudar fondos en estas fechas tan próximas a la campaña de Navidad y para ello, durante todo el tiempo de apertura del centro, de 7:00 a 23:00 horas, había siempre alguien nadando en las dos calles habilitadas para el evento. Los nadadores hacían una donación económica antes de saltar al agua y todo el dinero recaudado se ha destinado a financiar los proyectos solidarios que Cruz Roja desarrolla en todo el municipio, pero sobre todo a su Proyecto de Dependencia y Mayores, con el que cada año ayudan a cientos de ejidenses.

El motivo de escoger una fecha próxima a los días de Navidad ha sido porque "aún no han comenzado las comidas ni cenas de empresa, y era el mejor momento para intentar reunir al mayor número de participantes que quisieran colaborar con esta acción social", aseguraba el director técnico de ElAqua, Francisco Tortosa. Nada más entrar a las instalaciones, una gran mesa informativa de Cruz Roja, acompañada por material audiovisual y trípticos, para dar a conocer la labor que realizan con los mayores de la localidad.

Además, se ponían a la venta, por precios muy simbólicos, algunos detalles de la asociación como coches de Cruz Roja en miniatura, adornos para el móvil, felicitaciones navideñas, entre otros. Todos los nadadores debían nadar un mínimo de 15 minutos, en cualquier estilo, lo importante era participar y no competir e intentar hacer más distancia que nadie.

De hecho, tal y como apuntaba Tortosa, "han acudido desde niños de 10 años hasta señores de 60 años. Aunque como mínimo eran fracciones de 15 minutos, también los ha habido que se han apuntado a nadar durante una hora seguida. No se trata de una actividad competitiva sino participativa". Además de las dos calles instaladas para nadar, en la entrada a la piscina, junto a Cruz Roja, se instaló una urna que simbolizaba la 'calle cero' para que tanto particulares como empresas pudieran aportar su donación económica sin necesidad de nadar.

En esta actividad solidaria han colaborado en torno a una decena de empresas de dentro y fuera del municipio. En todo momento, dos voluntarios de Cruz Roja "que se iban turnando se han encargado durante todo el día de anotar la distancia recorrida por cada nadador, para finalmente hacer un recuento del número de kilómetros recorridos solidariamente a nado por los ejidenses", afirmaba Virginia Gutiérrez, responsable de Cruz Roja El Ejido.

A cada nadador, al terminar, se le ha hecho entrega de un diploma con la distancia recorrida, así como alimentos y bebida para reponer fuerzas tras el ejercicio físico.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios