Corrupción en el patronato"Pensaba que se habían cumplido todos los requisitos"

  • El exvicepresidente de Diputación dice que desconocía que había facturas falsas

  • Carga contra la secretaria delegada y afirma que él no debía fiscalizar

No hubo un complot para saquear el Patronato de Turismo. O al menos no uno en el que participara él. Luis Pérez Montoya, a la sazón exvicepresidente de la Diputación y expresidente del citado organismo, negó la mayor este martes y reiteró por activa y por pasiva ante el fiscal que desconocía la existencia de presuntas facturas falsas, incidienco en que no era su función fiscalizar, lo que se tradujo en más de una carga contra la exsecretaria delegada y principal acusada del caso 'Facturas', María Teresa González.

"Firmé todas las resoluciones sabiendo que venían con informes de intervención; pensaba que se habían fiscalizado todos los aspectos. Si hubiese sabido que eran falsas, no habría puesto mi firma en un documento sabiendo que era falso. Pensaba que se habían cumplido todos los requisitos legales y de intervención". Esa es sólo parte de una declaración de varias horas en las que Pérez Montoya sólo respondió a preguntas del Ministerio Público, el abogado de la Institución Provincial y al suyo propio.

"Si hubiera tenido el más mínimo conocimiento de su falsedad, no las habría enviado a intervención. Enviaba todo desde el convencimiento y la confianza de que estaba todo comprobado", insistió este antiguo cargo público del PSOE, quien sostuvo a su vez que todas las resoluciones que rubricó tenían informes de intervención y secretaría favorables y aseguró que, además de no ser su función, "no miraba la facturas" del Patronato de Turismo porque era "materialmente imposible" debido a diario podían llegarle "cientos... miles de documentos" y en el "convencimiento" de que se habían seguido "todos los requisitos y eran legales" y desde la "absoluta confianza" tanto en González como en la intervención.

"Ahora me estoy enterando de muchas cosas pero a mí me llegaban las facturas o la relación de facturas de la secretaria según marca la ley y con informe a favor de la Intervención. Si me llega con esos requisitos no tramitarlas hubiera sido grave, en concreto, prevaricación", dijo Pérez Montoya, quien repitió en varias ocasiones que "no decidió la facturación falsa" ni "dio órdenes" a la coacusada Teresa González en ese sentido.

"Si me la colaron y firmé es que yo firmaba miles de documentos sin mirar. Le daba a un botón y firmaba de una tacada hasta 60 facturas. Confiaba en la secretaria y en el interventor y entendía que todo lo que me traían era conforme a la legalidad. No era mi obligación volver a comprobar todo lo que firmaba. Dejaban las carpetas encima de la mesa y cuando tenía un rato, las firmaba", dijo añadiendo que él no se había "quedado dinero de ningún sitio". "La responsable de los aspectos jurídicos es la secretaria, que no lo es porque la nombren los miembros de los partidos o del Gobierno. Los estatutos del Patronato recogen que tienen que serlo el interventor y el secretario de la Diputación o el personal en el que ellos deleguen, y ella lo era por delegación del secretario", profundizó.

"A mí todos los informes me los hacía la secretaria. No me los traía siempre materialmente, a veces sí. Los expedientes estaban en mi mesa con los de otros organismos autónomos pero todas las propuestas eran responsabilidad de ella", aseguró Pérez Montoya, reconociendo que no sabía si en todos los casos los había redactado González directamente. A preguntas de la acusación particular insistió en que no comprobaba las facturas porque "consideraba que no era mi obligación, viene en la Ley, no es que yo decida, no es el cometido del vicepresidente, que está para otras cuestiones. Tiene que ser así para que haya convivencia entre la parte técnica y su responsabilidad y la política. Si yo hubiese hecho habría estado haciendo parte del trabajo de los técnicos", mantuvo.

Ha reconocido que tras un año y medio al frente del Patronato de Turismo, el interventor "me comentó que no era correcto y que las facturas debía conformarlas la persona que tenía conocimiento cierto de que se había hecho el servicio pero yo creí que era ese el procedimiento". Una persona que ha señalado por activa y por pasiva como María Teresa González.

Únicamente ha admitido que recibió un iPhone pero pensando que su coste se incluía en la renovación de líneas del Patronato y que no pagó un viaje a Edimburgo junto a su mujer, pero sí otros dos a México y Berlín. No ha sido así con los anticipis de caja fija, pues defendió que desconocía hasta que llegó la instrucción de esta causa que se le imputasen gastos no realizados al gerente del Patronato y él mismo, negando además que la secretaria le consultase. Mismo caso para el libramiento de 20.000 euros que presuntamente fue a parar a la cuenta de González, añadiendo en este caso además que alguien habría imitado su firma.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios