Critican que el edil de Urbanismo compra materiales a un familiar mucho más caros

El Grupo Municipal de Pechina ha denunciado un presunto caso de prevaricación en el Ayuntamiento, con 70.000 euros pagados en sólo siete meses a un familiar del concejal de Urbanismo, en concepto de materiales de construcción que no están teniendo ninguna repercusión "visible" en el municipio, ya que "no se están haciendo obras nuevas, sólo pequeños trabajos de mantenimiento y arreglo de caminos privados", criticaron en una rueda de prensa ayer.

La portavoz socialista, Sonia Ferrer, ha señalado, además, que este "nuevo proveedor", que nunca antes se había dedicado al sector de la construcción y del que se desconoce su sede física, tiene unos precios "hasta tres veces más altos que el anterior" y sus facturas se abonan "de manera preferente".

Además, Ferrer ha subrayado que, de todo lo que concierne a este "nuevo proveedor", tanto los encargos como la firma de los albaranes, se encarga personalmente el concejal de Obras Públicas, sin el control de ningún empleado municipal, y las órdenes de pago las firma directamente la alcaldesa del municipio, que es "perfectamente conocedora y corresponsable de esta situación".

La portavoz socialista, que ha pedido el cese inmediato del concejal de Urbanismo y ha solicitado que se celebre un pleno extraordinario para abordar este asunto, ha señalado que la conducta que están manteniendo tanto el concejal como la alcaldesa "sólo puede calificarse de fraude y robo a los ciudadanos de Pechina".

Ferrer ha destacado que el cambio de un proveedor más barato por otro que incrementa de manera exagerada el precio en determinados suministros es un ejemplo la "política de austeridad que pregonan el PP y Arenas para tiempos de crisis".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios