Cuerpos de Seguridad realizan un simulacro para coordinar rescates

  • El desguace de El Parador acoge la práctica en la que participaron Bomberos en Acción de Cartagena. Almería es pionera en España en este tipo de actuaciones

Durante dos días medio centenar de personas coordinaban sus actuaciones para lograr que pese a formar parte de diversos cuerpos trabajaran como uno solo y con una única dirección en momentos de catástrofe en el marco de las 'II jornadas interprofesionales en accidentes de tráfico'. Gracias a este tipo de jornadas los heridos en accidentes pueden sentirse más seguros, porque los profesionales que acuden en su rescate se van a dejar literalmente la piel para poder asistirles en caso de sufrirlo, algo que por cierto ya hacían sin necesidad de cursillos.

El escenario de las prácticas fue el desguace de vehículos de El Parador, en Roquetas de Mar. Allí se realizaron los simulacros de accidente en carretera prestando asistencia voluntarios de protección Civil, policías locales, bomberos, sanitarios o Guardia Civil, quienes se tomaron cada ejercicio como si fuera un hecho real, dando todo de sí cada uno, pese al fuerte calor y los pesados equipos y trajes, para poder rescatar a los supuestos heridos atrapados entre los hierros de los coches.

El ambiente entre ellos fue de camaradería y buen humor, siendo la eficiencia la recompensa tras los duros ejercicios. Desde la Escuela de Cartagena llegaron miembros de Bomberos del Mundo, Juan Cayuela y Juan Antonio Martínez, que se convirtieron en monitores de los agentes almerienses. Sus enseñanzas han impregnado en los alumnos, con el objetivo de mejorar y hacer las evacuaciones más rápidas y más seguras, tanto para los heridos como para ellos mismos, que muchas veces se juegan la vida para salvar la de otra persona. Tras las jornadas los monitores reconocieron la buena labor que habían hecho los alumnos, destacando las virtudes de los almerienses, tanto en su tiempo de respuesta como en la efectividad de su trabajo.

El 061 comunica al bombero que está junto al herido, atrapado en el coche volcado sobre el techo, que "he hablado con el mando y me ha autorizado a ponerle el collarín, voy dentro".

Le preguntan si está consciente y ven que está enganchado con el cinturón de seguridad, decidiendo cortarlo. "Si un mando es bueno, el trabajo será bueno. Si un mando es malo, el trabajo será un desastre. Todos tenemos que apoyar al mando, sólo puede mandar una persona, no tres. Siempre manda la cabeza, sea 061, guardia civil, policía local, bombero o lo que sea, manda la cabeza, y el sistema para moverlo es…. piernas listas, caderas listas, hombros listos, y a la voz de tres, porque muchas veces contamos uno, dos y tres, y no estamos listos. En líneas generales lo habéis hecho muy bien, muy bien, muy bien", recalcaba hasta tres veces junto a los hierros destrozados de un coche uno de los monitores, incidiendo en que "si el herido está en paro cardíaco hay que sacarlo lo antes posible para que el 061 se haga cargo de él".

La cita teórica tuvo lugar en el parque del Poniente (El Ejido) y la práctica en el desguace de El Parador, siendo los objetivos trabajar coordinados en todo tipo de servicios, conocer y practicar las nuevas técnicas de estabilización y descarcelación y las de inmovilización y movilización de las víctimas, así como trabajar organizados dirigidos a través de un mando, unificación de conceptos entre diferentes cuerpos, y conocimiento y actualización de protocolos entre los distintos cuerpos de emergencias.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios