Decálogo de la Mesa del Agua para resolver esta situación

  • Usar renovables, terciarios en las depuradoras y la autovía hídrica Rules-Cuevas, entre las prioridades

Desde la Mesa del Agua de Almería proponen una serie de medidas "prioritarias" para resolver el déficit hídrico en la provincia. En primer lugar, cambiar el modelo energético para incorporar de forma real las energías renovables al regadío almeriense, a través del autoconsumo (facilitando la incorporación de la energía solar fotovoltaica en las comunidades de regantes) e introducirlas en la desalación para bajar el coste del agua, pues la energía supone el 59% del agua desalada, lo que mejorará la competitividad. También, la Autovía del Agua entre Rules y el Pantano de Cuevas del Almanzora para disponer de una conducción de doble sentido que permita distribuir agua entre el embalse de Cuevas y el embalse de Benínar; ejecución de terciarios en las estaciones depuradoras de aguas residuales: ampliar la desaladora de Carboneras, que permitirá la recuperación del acuífero de Níjar y el suministro a zonas deficitarias como el Levante, Almanzora y el Campo de Tabernas; recuperar la desaladora de Rambla Morales; poner en marcha la desalobradora en la Balsa del Sapo que ayude a mantener la lámina de agua de la Balsa del Sapo por debajo del umbral de peligro, garantizando el aprovechamiento integral de los recursos disponibles; ampliar la desaladora de Balerma en 10 hectómetros cúbicos; un plan especial de regularización de aguas de riego para aprovechar de forma integral los recursos hídricos disponibles, eliminará los pozos ilegales y actualizará los derechos de riego necesarios para la tramitación de las ayudas europeas para programas operativos de las OPFH; un plan de inversiones que facilite la interconexión de diferentes sistemas de explotación, reclamando a la Junta un Plan de Consolidación de Regadíos que facilite la financiación necesaria para la modernización del 100% de los regadíos; y propiciar la constitución de las Juntas Centrales de Usuarios en las distintas masas de agua de la provincia donde corresponda.

En total, un decálogo de medidas que vendrían a paliar y resolver, en gran medida, la situación de déficit hídrico estructural que padece la provincia, a las que la Mesa del Agua añade una seria de propuestas comarcales: para el Poniente, 20 Hm3 de la desaladora de Balerma, pues en la actualidad sólo hay una concesión de 7,5; los Pozos de Bernal deben ser considerados una reserva estratégica; poner en marcha una batería de pozos en el margen Norte de la Balsa del Sapo para facilitar el aprovechamiento en riego del agua sobrante; corregir las deficiencias estructurales del pantano de Benínar; mejora la calidad del agua en la vega de Adra con caudal procedente del embalse de Benínar. En el Bajo Andarax es necesario, cuanto antes, la concesión definitiva a la Comunidad General de Usuarios de Aguas de Almería; propiciar la construcción de balsas de regulación; gestión integral de todos los recursos hídricos de la zona; y un ordenamiento del territorio para definir las zonas susceptibles de riego. En el Campo de Níjar, un plan de recuperación del acuífero. Y en el Almanzora, ampliar la estación de bombeo del trasvase Negratín-Almanzora; más agua del trasvase del Negratín incrementando la dotación actual en 25 hectómetros cúbicos anuales; puesta en marcha de la desaladora de Cuevas del Almanzora, que se encuentra fuera de uso desde que fue arrasada por una riada en 2012; y que la Junta de Andalucía asuma el compromiso para la construcción de una nueva desaladora en el Almanzora con capacidad para 30 Hm3.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios