Desinflan un dedo y salvan a un pavo

  • Las labores de los Bomberos del Parque del Levante almeriense abarcan todo tipo de intervenciones, desde las más trágicas a las más sorprendentes · Para ellos todo forma parte de su trabajo

Los niños son capaces de cualquier cosa, incluso aquellas que la mente adulta es incapaz de imaginar. Al Centro Médico de Mojácar acudía anteayer una familia con el chiquillo; nada, que al chaval le iba a reventar un dedo porque sin saber cómo se había puesto dos anillos que quedaron superpuestos, vaya, que no había forma de quitarlos. Solución: llamar a los Bomberos del Parque del Levante almeriense. Y allá que fueron. Con una cortadora y a pulso seccionaron los aros y el dedo del chico comenzó a recobrar su color a la par que menguaba la hinchazón.

Vueltos al Parque, a las 14:50 horas suena el aviso de alarma: incendio en Los Castaños, barriada de Sorbas. Los Bomberos del Levante aportan tres vehículos con sus correspondientes dotaciones para colaborar en las tareas de extinción del fuego en las que intervienen cinco retenes del Infoca, varias autobombas, 4 helicópteros, 1 avión de carga en tierra y 1 avión de coordinación. La superficie quemada alcanza las 15 hectáreas, cuando a unos 50 kilómetros comienzan a quemarse los pavos.

Varios vecinos de Las Norias informan al Servicio de Emergencias 112 de que una nave de 3.000 metros cuadrados arde por los cuatro costados justo en el paraje El Torreón. Los Bomberos del Levante se desplazan hasta el lugar como también lo hicieron lo de Lorca. De los 8.000 mil pavos que se criaban en su interior, 7.999 pasaron su particular tragedia de Navidad en pleno mes de julio. Se salvó un pavo, es de suponer que el pavo de la suerte.

Cansados y tristes porque no es agradable ver morir así a un ser vivo, ni así ni de ninguna manera, los Bomberos regresan al Parque, rellenan los partes y se comentan los 'gajes del oficio'. Francisco Flores, el jefe del Parque, se enfrasca en el planillo de turnos. ¿Alguna novedad, Paco, algo que contar? "El trabajo normal. Liberar un dedo a un chaval; un incendio, ya el segundo y seguido en Los Castaños de Sorbas; y que no hemos podido salvar a unos pavos que se han quemado en una nave. Cosas que pasan".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios