Dimisiones en la Plataforma Solar por las trabas fiscales del Gobierno

  • El director Sixto Malato y el jefe de Sistemas Solares de Concentración, Eduardo Zarza, cesan de sus cargos por las restricciones de gasto sin esperar a la reunión técnica del 19 de diciembre

La encrucijada financiera en la que se encuentra la Plataforma Solar de Almería, por las trabas del Gobierno al desarrollo de los proyectos de investigación con fondos europeos, se ha cobrado sus dos primeras víctimas. Y no se trata de la docena de puestos de trabajo temporales que se irán a la calle el 31 de diciembre, ni tampoco de los cinco que se iban a contratar el próximo año para el desarrollo de proyectos, entre los que se encuentran dos jóvenes investigadores que han ganado un contrato Marie Curie, ni de la pérdida del liderazgo y prestigio internacional del centro. Sixto Malato, director de la Plataforma Solar, y Eduardo Zarza, jefe de la Unidad de Sistemas Solares de Concentración (USSC), la mayor de las tres especialidades con 32 personas a su cargo, presentaron ayer su dimisión ante la situación desesperada a la que se enfrenta un centro con tres décadas que fue declarado Gran Instalación Científica Europea y que se ha convertido por méritos propios en el mayor en la investigación de energía termosolar del mundo. El cese al que se han visto abocados dos de los responsables de este referente de las renovables, si bien van a mantener la actividad investigadora, se debe a que no pueden ejercer la gestión como les correspondería ni tomar las decisiones pertinentes por las trabas burocráticas derivadas de la aplicación de una normativa del Ministerio de Hacienda a los centros y organismos públicos de investigación para la Estabilidad Presupuestaria. Sin embargo, no se entiende este freno al gasto en base a una política de contención del déficit cuando la instalación no tiene problemas de liquidez, ni de falta de presupuesto, sino que sufre la imposibilidad de dar uso a los fondos que llegan desde Europa para el desarrollo de los proyectos estratégicos. Es decir, el dinero de Bruselas lo tienen, si bien no pueden invertirlo por las restricciones al gasto impuestas por el Gobierno. Han conseguido fondos en las convocatorias más prestigiosas y competitivas de I+D, pero la fiscalización previa bloquea, retiene y ralentiza su ejecución al proceder de fuentes externas. De ahí que iniciaran una recogida de firmas hace unos días para acabar con esta norma que sí tiene excepciones en otros centros de investigación como las universidades y departamentos del CSIC, para pedir el cambio de legislación y el fin de las trabas. Es más, otra orden aprobada el 14 de julio de 2016 ha impedido la compra de equipamientos que son imprescindibles para seguir con la actividad científica.Es, más allá del bloqueo financiero que obliga a despedir a personal, un problema de credibilidad y prestigio para la financiación de futuros proyectos en el desierto de Tabernas. La dimisión tanto de Sisto Malato como de Eduardo Zarza, es un toque de atención al Ejecutivo del PP que ya anunció hace unos días que el 19 de diciembre se producirá una reunión con técnicos de los ministerios de Hacienda y de Economía, Industria y Competitividad para buscar una exención o privilegio fiscal con el que la central solar almeriense continúe la actividad sin mermar ningún proyecto a los que incluso s e han planteado renunciar.

El escarmiento de dos de los principales investigadores se ha producido antes de ese encuentro y al mismo tiempo que se buscaba el amparo de la Junta para que mediara con el Gobierno de Rajoy. Julián Blanco, director adjunto de la Plataforma Solar, se reunió ayer con la delegada territorial Gracia Fernández para que se sumen a su cruzada contra una normativa tan surrealista como injusta para este centro integrado en el Departamento de Energía del Ciemat que puede afectar a un 40% de los empleos asociados a personal investigador temporal a principios del próximo año. Julián Blanco argumentó ayer que "los problemas que estamos teniendo no ponen en riesgo el centro como tal, pero sí somos conscientes de que estamos perdiendo liderazgo internacional". La rigidez burocrática a la que se refiere el director adjunto genera una lentitud en la renovación de los contratos que provoca una "parálisis tremenda" que es difícil de admitir en un centro de primer orden a la vanguardia mundial. En este sentido, la plantilla teme que "algunas personas se vayan a otro sitio para continuar con su labor", debido a una inseguridad por la que "no sería la primera vez que investigadores muy valiosos por su talento han acabado en Alemania con contratos mucho mejores". Además de estas cuestiones que afectan a la plantilla de medio centenar de personas, se dan otras circunstancias que se han visto agravadas administrativamente, como la necesidad de contar con dos informes de Asuntos Exteriores y de Hacienda así como con una autorización del Consejo de Ministros para el pago de una cuota de suscripción a un organismo internacional o para renovar un acuerdo con la Universidad de Almería con el que se gestionan doctorados, ante el que tiene que intervenir la Abogacía del Estado, entre otros órganos, cuando anteriormente se tramitaba con los servicios jurídicos de la central solar. Blanco insistió ayer en que el centro funciona de forma "bastante eficiente" y que el 50% de los presupuestos que maneja proceden de "ingresos exteriores" a través de la contratación de proyectos de empresas. "Solo pedimos unas normas lógicas y racionales para poder hacer nuestra actividad", reiteró el director adjunto, al tiempo que muestra su queja por tener que "informar y convencer a Hacienda de que una inversión es procedente", puesto que el expediente "puede dilatarse varios meses". Han tenido que devolver fondos en algunos casos con intereses pese a la "gran cantidad de proyectos" que se desarrollan en esta Infraestructura Científica y Técnica Singular (ICTS) ubicada en Tabernas. "Resulta muy complicado poder seguir con ese papel de liderazgo dadas las restricciones, lo que hace que se den retrasos difícilmente explicables ante las entidades de financiación y otros organismos como la Comisión Europea", añade. Trabas a la investigación y freno al sol incomprensibles hoy.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios