Docenas de estrellas para el Niño

  • El Belén de la Rambla innova con la colocación de luces y la simulación de noches y días · Mantiene el ángel de la Anunciación, aunque el formato ha cambiado, volviéndose más moderno y nítido

Alguien escribió que en Belén hacía frío. Que el Niño, desprotegido, necesitaba del calor de la mula y el buey para poder dormir tranquilo. Y quien lo hizo, contó con las mil estrellas que perlaban el oscuro cielo. Ayer, las estrellas eran reales. Pero no el frío ni la negra noche. El Belén instalado en la carpa de La Rambla abrió sus puertas, reuniendo a un importante número de curiosos, en su mayor parte, niños. Como novedades, un curioso sistema de simulación de día y noche que cuenta con docenas de estrellas que aparecían y desaparecían dependiendo del momento de la jornada. Y cuando salían, los pequeños brazos se alzaban al techo, señalando inquietos. María del Mar Sánchez, de seis años, estaba acompañada por sus padres y su hermano. No quería separarse de la cueva donde estaba el misterio. "Es lo que más le ha gustado", aseguraba su madre. Pero a su hermano no. Julián prefirió quedarse con el gran castillo de Herodes, a lo lejos. Muy separado del pesebre. En un lateral, cerca de donde trabaja incansable un pastor, hila que te hila, nueva adquisición, una cortina de humo anuncia la aparición del ángel que ha cambiado con respecto al año pasado. "Os anuncio una buena noticia..." y la misma retaíla. Niños absortos que no quieren separar la mirada de este extraño ser del que tanto han oído hablar.

Lola de Haro, concejal de Cultura, paseaba la mirada por la cola. "Fíjate, es enorme, no ha parado de entrar gente desde primera hora", aseguró la edil. Más figuras, nuevas tecnologías y la presencia mañana y tarde a partir de hoy del Cartero Real que será el encargado de enviar a los Reyes Magos las misivas infantiles, son las novedades respecto al pasado año. Y para ser el primer día, "hay mucha gente... así que para los siguientes seguramente haya más aún".

El Ayuntamiento de Almería, al igual que los encargados de montar el Belén, están satisfechos. Es su particular guiño a la Navidad que con el alumbrado y este acontecimiento, se ha presentado en Almería con más fuerza que nunca. "Es lo más visitado de estas fechas, todos los años lo ha sido", afirmaron los encargados del montaje que destacaron que todos los elementos "han sido realizados artesanalmente".

Ahora empieza la Navidad. Ya huele a castañas. El Paseo de Almería tiene la Estrella de Oriente sobre las cabezas de los viandantes y los puestecillos de La Rambla están llenos de gente. Nostalgia de otros años en la mirada de aquellos que descubren unas fechas diferentes a las que ya vivieron y recuerdan. Varios de ellos habían ido en grupo ayer a visitar la carpa. La encontraron más amplia. Más figuras. Pero echaron en falta lo tradicional, los belenes de otras fechas.

Las estrellas iluminaban ayer el recinto. Los niños en la cola, esperaban el momento de entrar, acompañados de sus familiares, a disfrutar de esta nueva propuesta. Los tiempos cambian, pero la esencia sigue permaneciendo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios