Familias de cuatro municipios podrán ver mejoras en sus bloques

  • El principal objetivo del delegado de Vivienda, Luis Caparrós, es facilitar la vida diaria y el acceso a sus casas a vecinos de Almería, Adra, Canjáyar y Roquetas

Comentarios 1

Almería, Adra, Canjáyar y Roquetas de Mar se verán beneficiadas por las subvenciones promovidas por Vivienda para la rehabilitación de 12 edificios.

El delegado de Vivienda y Ordenación del Territorio, Luis Caparrós, presentó ayer una moción en la Delegación del Gobierno de la Junta de Andalucía donde expuso los principales objetivos que llevan a destinar una inversión de 840.000 euros a las obras previstas para la adecuación funcional de los edificios.

El presupuesto con el que se dispondrá para estas mejoras es de 500.000 euros. La Delegación de Vivienda destinará más de 360.000 euros de este cupo presupuestario para ayudar a las 124 familias que residen en estos bloques con la creación de rampas para minusválidos, ascensores y una mejora estructural en sus edificios. Caparrós afirmó que esta ayuda es "muy significativa" frente a la desaceleración económica que vive España y no sólo para las familias sino para dar empleo necesario a personal de la construcción.

El delegado también firmó convenios con cuatro comunidades de vecinos de Almería, Garrucha y Tíjola para iniciar los trámites necesarios que permitan acogerse a estas subvenciones que irán destinadas a más de 50 familias.

Junto con la intervención de Empresa Pública de Suelo de Andalucía (EPSA) los partes económicos ascienden a 340.600 para que estas rehabilitaciones se lleven a cabo junto a una serie de condiciones: deben ser bloques residenciales ubicados en la provincia con más de 10 años de antigüedad y con una superficie útil mínima destinada a vivienda del 80%; cumplir con unas garantías mínimas de seguridad estructural y se requiere, por lo menos, que el 50% de las viviendas estén habitadas por familias con unos ingresos inferiores a 2,5 veces el IPREM. "No podemos acortar los tiempos porque hay que crear primero una comunidad de vecinos, realizar asambleas, llevar a cabo estudios de las necesidades del edificio y la redacción del proyecto, que corre a cargo de la Delegación", aseguró Caparrós.

Entre los principales objetivos propuestos para las ayudas, el delegado destacó el aumento del bienestar de las familias, conseguir tejidos estructurales bien condicionados y, ante todo, la eliminación de barreras arquitectónicas que faciliten la movilidad de personas incapacitadas. "Ellos tienen derecho a salir a la calle con todas las facilidades", afirmó.

El delegado declaró que hay un déficit de 6.000 viviendas en toda la provincia. También afirmó que la Junta de Andalucía lleva calificadas más de 16.000 viviendas, aunque son necesarias 20.000.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios