Fiesta rural de innovación y juegos tradicionales

  • Abla vive durante el fin de semana su tercera 'Rural Party' · Cerca de doscientos amantes de la informática disfrutan estos días en el pabellón de Monteagón

A quien se le diga que un pequeñito pueblo almeriense, de poco más de 1.500 habitantes, situado a los pies de la gigante macizo montañoso de Sierra Nevada, es capaz de reunir a cerca de dos centenares de amantes de la informática, los ordenadores, los videojuegos y todo lo que envuelve el mundo de las nuevas tecnologías, sería posible que nos llamara locos y arriesgados a la hora de hacer esta afirmación.

Pues la verdad es esa y Abla vive con orgullo durante este fin de semana la tercera edición del Abla Rural Party, que ha vuelto a reunir en las intalaciones del pabellón municipal del Paraje Monteagón a un importante número de fanáticos de las máquinas que, desde la tarde del pasado viernes, comparten conocimientos y archivos, a la vez que juegan, participan en redes sociales, alejados del bullicio de las grandes ciudades, en medio de la naturaleza.

Las nuevas tecnológicas y los más importnates avances en videoconsolas y ordenadores configuran el guion de una fiesta en la que el buen rollo supera a cualquier otra partida de fútbol, a la descarga de miles de archivos o a una conversación a través de redes sociales como facebook o tuenti.

Hasta Abla han llegado este año personas de Cádiz, Málaga, Sevilla, Albacete, Murcia, Valencia, Madrid y la propia Almería, dispuestas a pasar más de 48 horas alrededor de sus ordenadores, en una convivencia que pone de manifiesto el caracter solidario y de compañerismo de los jóvenes.

Pero no sólo hay jóvenes en el III Abla Rural Party. El caracter abierto al desarrollo de la sociedad abulense ha hecho que, de nuevo, en esta edición hayan sido muchos los mayores que han pasado por las instalación del pabellón y que, acompaños de los voluntarios de Andalucía Compromiso Digital, de la Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa de la Junta de Andalucía, se han sumergido en las nuevas tecnológias, en los que ellos mismos consideran "su nivel", y han aprendido a mandar mensajes con sus teléfonos móviles y, los más aventureros, han dado sus primeros pasos en el mundo de la informática.

Los participantes en el III Abla Rural Party no entiende de horarios. Muchos han pasado largas horas de la noche conectados a sus ordenadores o jugando en partidas en red con el resto de asistententes, para después dormir entre sus teclados, en el mismo suelo del pabellón, durante el día, sin molestarles el resto de participantes, en las tiendas de camapaña que se han instalado en la zona de césped de la intalación deportiva o en las muchas casas rurales que tiene la localidad.

Además de por el ambiente que reina en el encuentro, el Abla Rural Party es muy conocido entre los amantes de la informática y los particpantes en este tipo de encuentros por el gran número de actividades paralelas que programa y que ayudan a descansar los ojos después de tantas horas delante de las pantallas de los ordenadores.

Así, los más de 150 inscritos en el encuentro, que han llegado de fuera de la localidad, han podido disfrutar de varios juegos populares en el parque de Las Merendicas.

Los rulos, las cachas o la cuerda son algunas de las actividades tradicionales que los participantes han podido aprender, acompañados de algunos abulenses, que les han enseñado los juegos con los que sus antepasados jugaban por las calles de este pueblosituado a las puertas del Parque Natural de Sierra Nevada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios