Roquetas

Fondos de Almería para poner en pie una guardería en Dajla

  • Las instalaciones se derrumbaron y ahora está en marcha un proceso de construcción · 30 niños saharauis llegan a la provincia con 'Vacaciones para la paz'.

La Asociación de Amigos del Sahara de Almería busca treinta familias que en la provincia quieran acoger un niño refugiado saharaui procedente de los campamentos argelinos de Tindouf, desde mediados de junio y hasta mediados de agosto.

Se trata de una nueva edición del programa Vacaciones en Paz que esta organización humanitaria, con sede en Aguadulce, realiza anualmente. Durante dos meses unos setenta u ochenta niños y niñas tienen así la oportunidad de olvidar en el verano las carencias que sufren el resto del año en los campamentos en que malviven junto a otros doscientos mil compatriotas, donde sobreviven gracias a la ayuda internacional y el hambre está tan presente como el desierto o los deseos de que internacionalmente se reconozca de forma oficial a la República Árabe Saharaui Democrática.

Los saharauis siguen pensando que el gobierno español les abandonó dejándoles caer en manos de Marruecos, por lo que para ellos España sigue siendo su país europeo colonial, lo que hace que las relaciones con los españoles siempre hayan sido cercanas, no así con nuestros sucesivos gobiernos. José David Iglesias es el responsable de esta asociación en nuestra provincia. Comenzó acogiendo uno de estos niños y poco a poco se fue apasionando con los fundamentos de la historia saharaui, hasta el punto de ostentar la presidencia. "Rageb tiene ahora 13 años y es uno de los pocos que está estudiando aquí. Fueron sus padres quienes me pidieron que se quedara, porque querían que estudiara en España. Cambia mucho de opinión, pero lo último que va diciendo es que quiere ser abogado en su país para ayudar a los presos políticos saharauis. Cursa 1º de ESO en El Ejido. En Almería hay unos catorce niños estudiando, en la capital, El Ejido, Mojácar, Olula, Huércal o Roquetas, entre otros sitios. Durante el curso están aquí y en vacaciones vuelven con su familia", explica Iglesias.

Estos jóvenes hablan dialecto Hasani, pero al poco tiempo de llegar a Andalucía utilizan el español, una lengua que en país es la segunda oficial. "Lo primero que hacen es comer durante los primeros días, hasta que se hartan. En los campamentos de refugiados tienen tantas carencias que se sorprenden con la gran cantidad de comida que ven aquí. Allí comen una vez al día gracias a la ayuda internacional. Aquí al principio comen con ansia hasta que se van calmando. Sus padres están ansiosos de que salgan de allí, porque van a volver más sanos y han disfrutado con el agua, otros niños, etc.," señala sonriendo Iglesias.

Unos 52 de los niños que llegarán a Almería este verano estarán acogidos con las mismas familias con las que estuvieron el año pasado, repitiendo por lo tanto la experiencia.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios