Los padres de Gabriel declaran como testigos en la causa contra Ana Julia

  • Ángel y Patricia prestan testimonio este mediodía ante el juez Rafael Soriano en el juzgado

ángel Cruz y Patricia Ramírez, los padres del niño Gabriel Cruz, declaran este jueves a las doce del mediodía como testigos ante el juez Rafael Soriano. El titular del Juzgado de Instrucción número 5 de Almería contará con dos de los testimonios más importantes en la causa contra Ana Julia Quezada, la autora confesa de la muerte de Gabriel y pareja del padre en el momento de los hechos, ya que la dominicana convivió durante los días que duró la búsqueda del pequeño con él y participó incluso en las batidas para intentar localizarlo.

Es de suponer que los progenitores no sólo aportarán valiosa información sobre lo ocurrido entre el 27 de febrero, cuando el niño desapareció en Las Hortichuelas Bajas, y el 11 de marzo, día en el que Ana Julia extrajo el cuerpo sin vida del menor de la finca de Rodalquilar en la que lo mató y enterró acto seguido. Cualquier pista que puedan facilitar Ángel y Patricia sobre el comportamiento y sospechas que pudieron tener de forma previa y durante esas jornadas serán relevantes para concretar si la detenida actuó con alevosía o actuó de forma impulsiva.

La autora confesa de la muerte convivió durante días con el progenitor tras matar al niño

Ana Julia mantiene que mató a Gabriel durante una discusión, que lo golpeó con la parte roma de un hacha y luego lo remató. Los datos preliminares de la autopsia señalan que el niño murió por asfixia y el juez Soriano piensa que actuó de acuerdo a un "macabro plan". De hecho, ha solicitado que en los análisis que se están realizando para elaborar el informe definitivo e la autopsia se determine si la arrestada pudo suministrarle ansiolíticos como los que fueron encontrados en su coche antes de acabar con su vida.

Según consta en el auto por el que Soriano ordenó ayer el ingreso en prisión de la mujer, consultado por Diario de Almería, ante las "abrumadoras pruebas existentes hasta el momento", resulta para el magistrado "incuestionable la participación de la detenida en la muerte del menor, por cuanto no sólo es que ella misma haya reconocido tan luctuoso suceso, sino que de las intervenciones acordadas judicialmente y pruebas recopiladas, se infiere una malvada voluntad dirigida especilamente a asegurar la comisión del crimen".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios