El Gobierno reconoce que hay que ampliar las concesiones a Marruecos

  • Responde a una pregunta de Mar Agüero que la "ampliación de las preferencias" debe hacerse "de manera paulatina y controlada" para "evitar perturbaciones de los mercados" y permitir "la adaptación del sector"

Comentarios 1

Con los ecos de la protesta de los agricultores almerienses aún resonando en los tímpanos de todos y con las imágenes de su protesta en la Expo Agro aún en la retina, la situación del sector, en grave crisis, continúa, una semana más, en el punto más alto de la actualidad.

El certamen agrícola que cumplía sus bodas de plata recibía el viernes la visita de la consejera de Agricultura y Pesca, Clara Aguilera, que, tras su fugaz paso por la feria en el día inaugural, por los altercados y por su intervención en el Parlamento por la tarde, regresaba en el día de la clausura para recalcar, una vez más, el compromiso de la Junta de Andalucía con los agricultores almerienses, a quien mostró su apoyo y solidaridad, tras haber mantenido un almuerzo de trabajo con los productores y las organizaciones agrarias, con el objetivo de establecer un marco consensuado y dialogado para afrontar la delicada situación del ramo.

Aguilera se congratulaba este viernes del aplazamiento que ha experimentado la renovación del Acuerdo de Asociación entre la Unión Europea y Marruecos, a su juicio, gracias a la presión ejercida por la Junta y el propio Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino (MARM), "con el objetivo de demostrar a las autoridades comunitarias que no hay suficiente control aduanero en Europa para garantizar que Marruecos cumple con exactitud los contingentes de frutas y hortalizas pactados en el acuerdo en vigor", señalaba un día antes mediante un comunicado.

Sin embargo, mientras la consejera mostraba en la Expo Agro su satisfacción por el parón de la rúbrica del acuerdo comercial UE-Marruecos, el Gobierno de España daba respuesta a una pregunta de la senadora por Almería María del Mar Agüero, sobre la posición del Ejecutivo en torno a este asunto, en relación con el cupo de tomate que Marruecos puede exportar a los mercados comunitarios.

La respuesta del Gobierno, aunque apuesta por defender los intereses de los agricultores españoles, evidencia que el sector hortofrutícola va a tener que ponerse las pilas aún más ante las más que previsibles concesiones al país alauita. "El acuerdo entre la Unión Europea y el Reino de Marruecos debe tener en cuenta, por una parte, el objetivo de crear una zona de libre cambio en 2012 entre las dos áreas y por otra la necesidad de mantener un equilibrio en los mercados que permita la permanencia de una actividad productora y exportadora por parte del sector comunitario", comienza la respuesta gubernamental a la pregunta de Agüero, para rematar: "Para la consecución de la zona de libre cambio entre las dos áreas señaladas es precisa la ampliación de las concesiones preferenciales en la importación, particularmente en lo que se refiere a la ampliación de contingentes".

Esto significa que, irremediablemente, la firma del acuerdo pasa por una mejora de las condiciones hacia el país norteafricano, que está presionando para conseguir, sobre todo, mayor flexibilidad en los calendarios, con el objetivo de introducir el tomate sin restricciones mensuales, además de incrementar el cupo establecido.

Al menos, el Ejecutivo está tratando de amortiguar estas presiones y asegura que el "mantenimiento de la actividad productora y exportadora del sector comunitario y del sector español, en particular, implica que la ampliación de las preferencias se realice de manera paulatina y controlada, evitando perturbaciones de los mercados y que permita la adaptación del sector a las nuevas condiciones".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios