La Guardia Civil volverá a patrullar a caballo por El Ejido debido al aumento de los robos en los invernaderos

  • Los ayuntamientos de Vícar y El Ejido reclamaron a finales de septiembre más seguridad para afrontar el incremento de robos en almacenes agrícolas e invernaderos

Efectivos a caballo de la Guardia Civil volverán a patrullar en el término municipal de El Ejido (Almería) para reforzar la seguridad ciudadana en las áreas rurales después de que administraciones y organizaciones agrarias solicitasen la adopción de medidas ante una oleada de robos en las explotaciones bajo plástico de la Comarca del Poniente, que se intensificó durante el pasado mes de septiembre.

En una nota, la Subdelegación del Gobierno informó de que el cuerpo se incorporará a las labores de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado "en un plazo de breves días" si bien no especificó el número de agentes destinados a El Ejido, cuyo ayuntamiento solicitó de manera formal a través de una moción en pleno el retorno de la caballería de la Guardia Civil.

Será el Consistorio el que se encargue de proporcionar el alojamiento adecuado en cuadras a los equinos, cuya presencia más destacada y de larga duración se produjo en el año 2000, después de los disturbios sociales desatados por el asesinato de una joven en el mercadillo de Santa María del Águila.

Los ayuntamientos de Vícar y El Ejido reclamaron a finales de septiembre más seguridad para afrontar el incremento de robos en almacenes agrícolas e invernaderos registrados en los últimos meses en la comarca del Poniente, con importantes pérdidas económicas para los agricultores.

Asaja-Almería anunció días antes un acuerdo con la Administración central para implantar un sistema de "información rápida" que permitiese agilizar la interposición ante la Guardia Civil de denuncias por robos en explotaciones agrícolas de cableado, plástico y maquinaria.

La organización agraria COAG, por su parte, reveló la disponibilidad de los empresarios agrícolas y ganaderos de la provincia, en su mayoría propietarios de explotaciones bajo plástico de las comarcas del Poniente y Níjar, para organizar patrullas de vigilancia en áreas rurales ante la "oleada" de hurtos detectada desde el pasado mes de julio.

En concreto, detallaban el robo a la finca de un agricultor asociado al que despojaron de un camión y un tractor de su propiedad valorados en 40.000 euros o la pérdida de 4.100 euros de inversión que supuso para un segundo productor el hurto de la cubierta del invernadero. 

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios