La Junta ampliará las instalaciones de recogida de residuos sólidos

  • Tienen un coste de 2 millones y garantizarán el procesado de 50.000 toneladas

La Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía va a iniciar en Albox las obras de construcción de un nuevo vaso para la recogida de residuos sólidos urbanos del consorcio Almanzora-Levante, lo que permitirá aumentar la capacidad de las actuales instalaciones y dimensionarla a las necesidades actuales de toda la comarca.

Según el delegado provincial de Medio Ambiente, Clemente García, "esta nueva infraestructura, en la que la Junta de Andalucía invertirá dos millones de euros, cumplirá dos objetivos fundamentales. De una parte, dar respuesta a las necesidades que en esta materia han demandado los municipios de la comarca, garantizando el óptimo proceso de unas 50.000 toneladas al año de los materiales no reutilizables procedentes de la planta de tratamiento de residuos sólidos urbanos, y de otra, contribuir a la mejora ambiental del municipio de Albox, localidad donde se encuentra situada la planta que gestiona el Consorcio Levante-Almanzora"

El nuevo vaso permitirá asegurar y garantizar la estabilidad del conjunto de la masa residual, el correcto drenaje de las aguas de escorrentía superficial y gestionar con procesos de tratamiento adecuados tanto los lixiviados como el biogás producidos por el vertedero.

Para garantizar que estas instalaciones son respetuosas con el medio ambiente, los sistemas de impermeabilización y drenaje se han diseñado de acuerdo a las exigencias de las directivas europeas, mediante la acción combinada de barreras geológicas y artificiales

El revestimiento impermeable se conseguirá mediante la colocación de materiales geotextiles de protección, geomembranas y taludes de cierre, mientras que el sistema de lixiviados se ha diseñado con objeto de recoger todos los líquidos acumulados sobre el sistema de impermeabilización y que se forman como consecuencia de las aguas pluviales infiltradas y de la humedad propia del residuo. El drenaje consiste en una capa de grava con un espesor mínimo de 50 centímetros que se colocará sobre la barrera impermeable.

La gestión de los lixiviados se realizará mediante la construcción de una balsa para su almacenamiento con una capacidad de casi 7.000 metros cúbicos

Respecto al drenaje de aguas pluviales, uno de los aspectos fundamentales en el diseño de vertederos, se van a disponer cunetas perimetrales que desvíen los caudales de aguas pluviales procedentes de laderas o vaguadas existentes para evitar incrementar el volumen de lixiviados

Las obras cuentan con un plazo de ejecución de seis meses y el proyecto contempla la explotación del vertedero durante un periodo de hasta 8 años, según la cantidad de residuos prevista tras los estudios pertinentes.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios