Material reciclado para complementos de fantasía

  • Las anillas de las latas de refrescos son la base para maravillosos bolsos, anillos, cinturones y colgantes con los que impresionar a los invitados de una fiesta

Una mente creativa, a veces, necesita una pequeña chispa para iluminar todo un proceso de creación y establecer una línea de complementos en los que la elegancia y la fantasía son su componente principal.

Eso le ocurrió a Rosa Delgado, una abulense que ha ideado y realizado toda una línea de bolsos de fiesta y para diario, cinturones, collares y anillos. Los elabora con anillas de las latas de refrescos unidas con géneros de punto.

"Se me ocurrió al ver un bolso que habían traído de Brasil. Tomé el modelo y, a partir de ahí, fui imaginando nuevas colecciones, bien para bodas y festejos o para todos los días. Desde el principio me llamó la atención el contraste de la anilla de las latas con el género de punto", cuenta Rosa Delgado. Las personas del municipio de Abla colaboran con la artista dándole las anillas. "Las van guardando y cuando tienen una bolsa, me las hacen llegar. Al principio sólo disponía de las que iba gastando en casa", señala la creativa abulense.

La base, tanto de los bolsos como del resto de los complementos, son las anillas, pero utiliza lazos para decorarlos y darle fantasía. Realmente es un trabajo de reciclaje usando, de forma imaginativa, un material que, normalmente, va a la basura.

Rosa empezó haciendo bolsos, "luego llegaron los cinturones, flores para la solapa... La idea es ir combinando colores y formas, de modo que se pueda llevar hasta tres complementos en un mismo día, para alguna celebración importante", explica. El tiempo que Rosa invierte en confeccionar un bolso pequeño es de dos días "para los más grandes una semana, siempre depende del acabado que lleve y de los detalles que se les quiera añadir", continúa.

La gran dedicación que esta abulense le destina a sus fantásticas creaciones depende del tipo de complemento que realice. Los cinturones, según cuenta, los acaba en cinco horas "se tarda menos porque la complejidad es menor, es más repetitivo y sólo se necesita seguir el punto elegido hasta la largura deseada". Con los monederos tarda unas siete horas.

El número de anillas para los bolsos grandes oscila en 240 para el cuerpo más unas 40 para el asa, mientras que para los de fiesta el número desciende a las 160 anillas de lata. Los monederos requieren una cantidad de 60 anillas.

Su creatividad alcanza límites inalcanzables: "También hago anillos de cristal de Svarosky y azabache, collares con canicas y anillas de pasta. La idea es hacer cosas nuevas con materiales de siempre", cuenta Rosa.

Además de ingenio, la creativa tiene humildad, pues no vende sus complementos, sino que prefiere enseñar a hacerlos para que no se pierda y se valore el trabajo manual. "Los bolsos los suelo regalar a mis familiares o amistades como muestra de cariño o afecto. Realmente, el tiempo y dedicación que precisan no tienen precio para mi", comenta.

Son muchas las personas que quieren aprender a realizar este tipo de complementos, pues cada cual, puede crear según la idea original que tenga en mente. Por ello, Rosa, está enseñando a todos los que se interesan por elaborar complementos de este tipo. Enseña en su pueblo, Abla y en el pueblo vecino, Abrucena. Aunque este año tiene previsto ir al Centro de Mayores del municipio de Fiñana, pues son muchas las personas las que se quedan prendadas de sus creaciones. "Para el verano iré a Darro, en la provincia de Granada, donde hay una amiga que quiere que le enseñe", detalla.

Rosa Delgado no ha pensado en crear un taller, sino que enseña "para que no se pierda esta forma de realizar los complementos, no me gustaría enseñar con la idea de ganar dinero para mi. Lo que hago es que, como se está restaurando la Iglesia de Abla, pido un donativo, así la gente colabora con una buena causa y, sobre todo, aprenden el trabajo que tiene hacer esto", explica.

Esta imaginativa abulense, además, está en contacto con las nuevas tecnologías, pues está aprendiendo a manejar internet en el centro Guadalinfo de Abla y "quiero tener un blog en el que ir poniendo las manualidades que he realizado a lo largo de mi vida". La imaginación no tiene límites, todo se puede utilizar si de crear se trata. La ilusión con la que sus conocidos reciben sus regalos le llena de fuerzas para seguir creando.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios