Miles de esperanzas a lomos de Pegaso

  • La asociación de colombianos 'Almería para todos' reparte alimentos a las familias más necesitadas de las inscritas en esta entidad · Ayer descargaba el camión, y hoy tendrá lugar la asignación

En la calle Quintana hay un bajo que está medio vacío. No es magia, es voluntad lo que hace que se llene en poco tiempo de comida, gente e ilusiones. ¡Ya viene Pegaso! Los colombianos, que forman parte de la asociación Almería para todos, se miran entre ellos. Dentro de esos ojos que ahora rebosan ilusión hay historias que aparecen enmarcadas con la madera de la crisis económica.

Por ejemplo la de Carolina. Aterrizó en Almería en el año 1998 procedente de Colombia, el país que la vio nacer y del que siempre guarda excelentes recuerdos en el corazón. En casa son cinco personas, los suegros, el marido y el niño, que es su alegría cotidiana. Ha trabajado en invernaderos, bares, restaurantes y hoteles. En una ocasión formó parte del plantel de un camping. Pero ahora, claro "estamos llenos de problemas, he entregado el currículum en varios sitios pero nada. Por eso se nos hace imprescindible esta ayuda".

En casa de Saúl Cruz son cuatro bocas a alimentar. "¡Con lo que yo he trabajado antes, y ahora que no tengo nada!". Ha decidido tomarse las cosas con filosofía y una sonrisa que le cruza la cara. Saluda a sus compañeros y vuelve a centrarse. "A ver, ¿qué quieres que te cuente? Claro que me hace mucha falta porque si no fuera por estas cosas quién sabe si estaríamos comiendo".

Pero Pegaso ya centra su atención. Rueda despacio hacia ellos. Baja el operario del Ayuntamiento que lo conduce y en seguida, empieza a organizarse la cadena humana. "Pues como habíamos hablado, de uno a otro, de uno a otro, poco a poco hasta apilar las cajas de manera conveniente". La coordinadora de la agrupación, Yaddy González es la encargada de poner orden. Se lo ha tomado muy en serio. "Vamos a repartir el viernes y el sábado, desde la consejería de Agricultura y Pesca nos llega el listado de las familias con los alimentos que tenemos que darles". Arroz, cacao y caldos son algunos de los que están llegando. También hay para los más pequeños. Cereales o leche de continuación. Muchos de los que allí están son padres de familia. Con bebés. "Los niños son los que más sufren la crisis económica, porque son también de los más perjudicados".

Una cadena que no tiene fin es la que va colocando las cajas. "¡Cuidado con los paquetes de arroz, que se pueden romper!". Efectivamente, parece que se escapa algo de uno. "Cuidado, compañeros, que son delicados". González no para. Va de un lado a otro. "Hay que colocar las cajas bien, una encima de otra, aprovechando el espacio, que quedan muchos camiones aún por llegar". Pegaso cada vez está más ligero, comentan entre ellos. Ahora le toca marcharse de nuevo a recoger más comida que ayudará a los más necesitados. "Lo hacemos cuatro veces al año, es un importante esfuerzo en el que nos ayuda el área de Servicios Sociales del Ayuntamiento así como el voluntariado que siempre está presto a echarnos una mano".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios