Modelismo e indumentaria en la Escuela de Artes de Almería

  • Los representantes de las empresas y los alumnos quedaron satisfechos

Durante el mes de enero del año pasado la Escuela de Arte de Almería puso en marcha una nueva iniciativa: el taller de modelismo e indumentaria. Durante aquella jornada estuvieron presentes Paco Cañizares (vestuario escénico) y Agustín Rodríguez Hita, uno de los sastres más reconocidos de España.

Lo sorprendente es que fueron los profesores del departamento de indumentaria quienes ejercieron de modelos. Por aquel entonces, Pilar Jiménez Torrecillas explicó a un número reducido de alumnos el funcionamiento de la empresa del diseño.

Ha transcurrido un año desde que se puso en funcionamiento y el pasado martes volvió con más fuerza que nunca y sobretodo, cargada de nuevas y sorprendentes novedades. Con el objetivo de acercar las empresas a la escuela, los profesores han planificado una serie de programas educativos equiparables a las demandas de estos profesionales.

De esta forma, tanto las grandes empresas como los jóvenes alumnos salen beneficiados. "Profesores y alumnos se han constituido como un grupo de trabajo. Este aprendizaje beneficiará a ambas partes. Debemos dar a conocer las cualidades de la confección. Hay que ponerlas en valor porque, en mi opinión y creo que coinciden conmigo todos mis compañeros, es una técnica imprescindible en el proceso creativo de los estudiantes", explica Pura Delgado, profesora del departamento en cuestión.

Divididos en dos grupos, los estudiantes aprovecharon la oportunidad de trabajar junto a dos de las más grandes celebridades que ha dado este país. Lola López, que enseñó a los alumnos el arte de hacer ojales y Agustín Hita, dueño de una de las sastrerías más reconocidas de nuestros tiempos, sacó a la luz las técnicas más útiles y rápidas para confeccionar un traje perfecto. "Agustín pertenece a un club que lo incluye dentro de los 30 mejores sastres españoles. En cada traje aparecen 30 estrellas que certifican su calidad a nivel nacional", cuenta la profesora.

Los alumnos, según el propio Hita, eran lo más parecido a esponjas. "Así da gusto enseñar. Te das cuenta de que recogen los conocimientos con una facilidad abismal. Saben que si aprenden rápido algún día podrán formar parte de este equipo y diseñarán el vestuario de grandes celebridades.Espero contar con su experiencia en un futuro no muy lejano", asegura el sastre.

Todos los alumnos se mostraron muy orgullosos de haber participado en un proyecto tan enriquecedor, en una inversión para su futuro. "Creo que la opinión de un profesional, que está en el mercado sacando su trabajo adelante es el mejor regalo que nos podían ofrecer Escuela de Arte. Plasman una serie de problemas que se escapan habitualmente de nuestros planes de estudios. Su experiencia es la que nos hace continuar con este sueño. Espero estar algún día a su misma altura", dice Juan Miguel Muñoz, mientras Agustín y Lola terminaban de impartir la clase.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios