Multas de 1.500 euros por provocar destrozos en parques y zonas públicas

  • El pleno aprobó ayer la ordenanza que regula la protección de espacios urbanos y ofrece a los infractores trabajos en beneficio de la comunidad para no tener que pagar

El pleno del Ayuntamiento de Níjar aprobó ayer la ordenanza municipal que regula la protección del espacio urbano en el municipio. Con esta ordenanza se establecen los instrumentos necesarios para la vigilancia de parques, zonas públicas o mobiliario urbano, ya que su mantenimiento supone un importante coste al Ayuntamiento, así como se establecen las políticas correctoras para los infractores.

Recoge la prohibición de realizar pintadas, arrojar basuras, los actos vandálicos o destrozos de los espacios públicos, el baño en fuentes, daños en zonas verdes o cualquier actuación lesiva contra los bienes públicos.

El alcalde de Níjar, Antonio Jesús Rodríguez, ha explicado que "una de las novedades de la nueva normativa es que cuando la policía detecte algún acto contra la propiedad pública, como una pintada, puede instarse al infractor a que la reponga sobre la marcha".

Las infracciones leves pueden ser sancionadas con multas de 50 a 500 euros y las graves con hasta 1.500 euros de sanción. "No tenemos un afán recaudatorio, si no de concienciar a la sociedad para que tengan un uso adecuado de lo que es de todos, por eso se establecen trabajos sustitutorios en beneficio de la comunidad o la asistencia a charlas y cursos relacionados con la convivencia social en vez de la multa", destacó el primer edil.

Por otro lado, se ha iniciado un procedimiento a fin de adecuar todos los parques infantiles de la comarca, muchos de ellos en mal estado. Se han adjudicado cinco parques, algunos de ellos nuevos y otros en reposición de anteriores deteriorados, a la vez que se estipula el mantenimiento de los ya existentes.

Uno de estos parques nuevos es el de la Venta del Pobre, donde se carecía de estas instalaciones, además se instalarán parques en Campohermoso, San Isidro, El Viso, Fernán Pérez y San José "en todos ellos se cumple con las normas de seguridad homologadas para el disfrute de todos los pequeños" declaró Rodríguez.

El parque de San José, en la plaza Génova, es uno de los más utilizados, pero su ubicación no cumple con la normativa y es necesario cambiarlo de localización. En San Isidro, en la zona del instituto, hay tres parques pequeños que están en malas condiciones, principalmente por el vandalismo, por lo que ahora se centraliza en uno, bien dimensionado y con buenas condiciones, incidiéndose en la vigilancia para que no se vuelvan a dar las mismas circunstancias que anteriormente.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios