Nuevos cimientos para Las Mariposas con casi 50 camiones de hormigón

  • Ayer se cerraba al tráfico la Rambla Obispo Orberá desde el Mercado Central para la descarga de los 690.000 kilogramos de mortero previsto · Cajamar lleva tres meses de trabajos en el inmueble

Un total de 48 camiones desfilaron ayer por el centro de la capital para llevar 690.000 kilogramos de mortero de hormigón a la Casa de las Mariposas que se encuentra en la actualidad en pleno proceso de reforma para su adaptación en la sede social de Cajamar.

La entidad financiera lleva desde el pasado mes de septiembre inmersa en las obras para la rehabilitación, restauración y reforma del edificio y ha programado para un domingo el difícil proceso de hormigonado con la finalidad de entorpecer lo mínimo el tráfico rodado y la actividad normal de la ciudad durante los días laborables. Así, pese a que inicialmente los trabajos estaban programados para el pasado día 13, fue finalmente ayer cuando se realizó el enlosado del edificio, lo que supone una nueva cimentación para el mismo. En total llegaron una media de seis camiones a la hora, por lo que el tráfico fue desviados en la Rambla Obispo Orberá desde el Mercado Central durante aproximadamente ocho horas.

Hasta el momento, Cajamar ha procedido a demoler parte del edificio en su interior, la zona que carece de protección dentro del catálogo municipal de bienes inmuebles, con la finalidad de realizar una nueva cimentación que, además permitiera una mayor distancia entre los soportes, es decir, espacios más amplios y un menor número de pilares. Para ello, como trabajos previos, se realizó una estructura provisional formada por 300 micropilotes ejecutados a una profundidad de diez metros y para los que se han empleado 320.000 kilogramos de hierro. No obstante, la nueva cimentación se realiza mediante un sistema que permitirá la posterior excavación de una nueva planta sótano semidiáfana.

El edificio ya se encuentra cubierto con una gran lona que impide ver los trabajos que se realiza en el inmueble, con la finalidad de que los resultados de la rehabilitación de la fachada, que cuenta con el grado 1 de protección municipal, no se conozcan hasta la conclusión de las obras. Además, según la previsión de la entidad, ya en enero se pretende comenzar con la intervención en dicha fachada. El proyecto utilizado para la misma es el cerrado por los anteriores dueños, Metrovacesa, mientras que para el interior sí se ha redactado un nuevo proyecto, puesto que la finalidad a la que se destinará el edificio dista del planteado con la empresa promotora, la creación de viviendas de alto standing en pleno centro de la capital, que ahora acogerán el entramado social de Cajamar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios