El PP condiciona el sí a los presupuestos a un pacto firmado por Soler o Asensio

  • Los populares no se fían de la palabra del PSOE y no aprobarán la partida de 2010 hasta que no tengan "una garantía política" de que la Junta transfiere 16 millones a las arcas provinciales

Una simple firma. Una rúbrica de Martín Soler o Diego Asensio es la conditio sine qua non que el Partido Popular ha puesto al equipo de gobierno socialista de la Diputación Provincial de Almería para dar luz verde a los presupuestos de 2010. Tras casi un mes de negociación entre el PSOE y los representantes de la oposición (PP y PAL), la convocatoria de un pleno extraordinario para el día de hoy hacía vislumbrar que la partida presupuestaria de 2010 saldría adelante.

Las negociaciones entre PP y PSOE parecían avanzar a buen ritmo. Los partidos con mayor representación en la institución provincial habían limado diferencias y acercado sus posturas. El equipo de gobierno había cedido a las peticiones populares de disminuir el gasto corriente, aumentar la inversión para los municipios de la provincia y la reducción de la deuda del ente supramunicipal.

Otro punto clave de las peticiones del PP era la transferencia de 16, 4 millones de euros por parte de la Junta de Andalucía a la Diputación de Almería. Según los populares, el PSOE había aceptado todos estos puntos con lo que la aprobación de los presupuestos era inminente. La negociación dio un giro inesperado cuando el Partido Popular presentó el pasado lunes un documento con la intención de que el consejero de Innovación, Ciencia y Empresa, Martín Soler o el secretario provincial del PSOE, Diego Asensio, plasmasen su firma para refrendar lo pactado a través de la palabra.

El secretario provincial del Partido Popular, Javier Aureliano García, que estuvo presente en las negociaciones con el secretario de Relaciones Institucionales y Política Municipal del PSOE, Juan Antonio Segura Vizcaíno, aseguró que "Soler y Asensio se niegan a firmar este documento para comprometerse a traer 16,4 millones de la Junta a los almerienses".

A partir de ahí surgieron las discrepancias. Los populares no se fían de la volatilidad de la palabra y no aprobarán los presupuestos hasta que los dirigentes socialistas no estampen su firme en ese documento. "No estamos dispuestos a que se rían de los almerienses, si tan seguros están que lo firmen porque nosotros no somos cómplices de ninguna pantomima ni del engaño", manifestó García.

El diputado popular, Miguel Ángel Castellón, añadió que el PSOE "maltrata a la provincia de Almería al ejecutar tan sólo un 30% de los presupuestos que la Junta destina a las diputaciones andaluzas, el mínimo establecido por la ley".

La polémica está servida y el culebrón de los presupuestos sigue en pie y el debate parece que se puede extrapolar a la Junta. Pero hay un protagonista decisivo que puede tener la llave en el pleno extraordinario de hoy, los antiguos socios del PAL que podían sacar adelante el presupuesto de la institución provincial. Aunque la incertidumbre es tal que existe la posibilidad de que el pleno, dado su carácter de extraordinario, no llegue ni a celebrarse si no hay un acuerdo previo entre los grupos políticos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios