El PSOE niega crear una comisión de investigación y gana el pleno por goleada

  • En un Salón de Plenos abarrotado de alcaldes de la provincia, el Partido Popular se ahogó en sus razonamientos y permitió que el equipo de Gobierno desmontase toda su oratoria

Una partida de ajedrez que acabó en tablas pero que el PSOE ganó por tiempo, formas y puntos. Eso pareció ayer el Pleno Extraordinario celebrado en el Palacio Provincial de la Diputación de Almería en el que se debatió la creación de una comisión informativa, a petición del Grupo Popular, para investigar las presuntas irregularidades del personal eventual contratado por el equipo de Gobierno para esta legislatura y cuyo desenlace fue la negativa del PSOE y PAL dando al traste la intención del PP de seguir urdiendo en la herida abierta hace días por las declaraciones de varios asesores de Diputación que afirmaban en un vídeo grabado por una cadena de televisión que trabajaban para el partido (PSOE) y no para la institución.

Y hay que recurrir al símil ajedrecístico porque, en primer lugar, el presidente de la Institución, Juan Carlos Usero, marcó y recordó, por primera vez desde que desempeña este cargo, los tiempos de intervención para cada uno de los grupos políticos (10 minutos en la primera y cinco en la segunda) con el fin de impulsar la igualdad de condiciones en la contienda. Unos tempos que en la mayoría de las ocasiones se cumplieron a rajatabla mientras unos y otros escudriñaban como condensar todas las ideas que marcaba su guión sin sobrepasar ese límite impuesto.

En segundo lugar, y quizás más importante, el pleno, que a priori tenía todo a favor para que el Partido Popular campase a sus anchas como lo hicieron el pasado 12 de octubre las Fuerzas Armadas y a pesar de estar "jodido", el PSOE supo en la boca de su portavoz, Luis Pérez, responder y desmontar cada una de las acusaciones de forma clara y contundente que le lanzaban los populares porque "el fin no justifica los medios" reiteró varias veces en alusión a la irregularidad legal por la que se habían conseguido las grabaciones de los asesores.

Y por último, en las formas, en la oratoria política. El PP, que llegaba con un pastel en sus manos, se quedó al final sin siquiera la guinda porque Pérez, agazapado y en su papel de víctima, acertó reiteradamente de forma anticipada las jugadas de jaque del popular dejándolo tocado. "Señor Fernández, si quiere usted remover la basura, hay que hacerlo con toda porque, ¿no sabe usted que los pobrecitos socialistas rojos también tenemos el mismo derecho que los señoritos de su partido a hablar de sus vergüenzas?" le remarcó Pérez al portavoz popular, José Fernández, en contestación a la dimisión del Diputado de Deportes, Juan López, por estar imputado en un presuntos delitos de prevaricación (una situación que comparte también ahora Fernández por presuntos delitos urbanísticos).

El primero en mover ficha en la contienda fue Fernández que insistió en la necesidad de crear una comisión de investigación por "higiene política" con el fin de depurar responsabilidades políticas sobre el "escándalo" de los asesores, llegando incluso a pedir la dimisión del presidente de la Diputación, Juan Carlos Usero, y aclarar la calificación necesaria para este personal y "desenmascarar si hay otros cargos que no cumplen su función".

Asimismo, tal como indicó el portavoz del PP en la institución, la comisión de investigación serviría para reclamar las retribuciones percibidas por los tres cargos de confianza cesados por el presidente, el director de Relaciones de Entes Supraprovinciales, Antonio Ortiz, la asesora Rosalía Gallardo y el director de Desarrollo Sostenible, Diego López.

Fernández recalcó ante la corporación provincial que es "vergonzoso" que el personal de confianza cobre 2.890 euros por trabajar "fuera" de la Diputación y justificó la constitución de la comisión en la "necesidad de estudiar, confirmar y solicitar las comparecencias oportunas sobre el trabajo y los criterios en la contratación de asesores".

Sin embargo, Pérez subrayó que, tras la aparición del reportaje, Usero actuó "de forma inmediata aceptando el cese de los tres cargos de confianza y añadió que las presuntas irregularidades ya obran en manos de la Fiscalía de la Audiencia Provincial de Almería", por lo que pidió "que sea la justicia" la que abra su propia investigación.

Una idea compartida por sus socios de gobierno, el PAL. Ángel Díaz, esgrimió tres razones por las que era innecesaria esa comisión de investigación. En primer lugar afirmó que "lo sucedido son casos muy puntuales y que se han corregido de inmediato con el cese de los tres asesores". También recalcó que "el más interesado en investigarlo es el propio equipo de Gobierno en el caso de volver a repetirse esta situación por el desprestigio que se le está causando a esta casa"; y por último, el diputado recordó que "el PP ya ha llevado el asunto a la Fiscalía y por tanto se crearía una investigación paralela por lo que sería una intromisión en sus competencias y una pérdida de tiempo innecesaria".

Así las cosas, Pérez volvió a anticiparse a la jugada y atacó a Fernández acusándole de que "llevan un año entero anunciando semana tras semana escándalos y al final han tenido que fabricárselo y engordarlo por lo que no se ofenda tanto cuando le tocan sus vergüenzas".

Pero el duelo dialéctico entre Pérez y Fernández, que aglutinó la mayoría de tiempo de duración del pleno (que sobrepasó la hora y veinte minutos), se centró sobre todo en esclarecer la formación de los asesores contratados por el equipo de Gobierno. Mientras el PP hacía mención al capítulo 12 de la Ley del Estatuto Básico del Empleado Público, en la que se exige una alta formación para contratar a los asesores y sobre todo a los que "son directores de área", Pérez recordó que éstos se regían por el 12 en el que se hace explícita mención al personal eventual "para el que no se necesita una licenciatura".

Tras las dos intervenciones de todos los grupos políticos, se procedió a la votación de los dos puntos del día (creación de la comisión de investigación y contenidos de la misma) que deparó la abstención de IU, los votos en contra de PSOE y PAL, y a favor del PP.

Y ya no hubo tiempo para más en una sesión que estuvo marcada también por el gran número de medios de comunicación acreditados para el acto y la de alcaldes socialistas y populares que acudieron a arropar a sus dirigentes. Allí estuvieron los regidores de Carboneras, Antas y la ex alcaldesa, Fiñana, Gérgal, las Tres Villas, Lubrín, Bédar, Los Gallardos, el ex alcalde de Turre, o Benahadux, entre otros. Una frase de Pérez resumió el Pleno: "hoy nos hemos ganado nuestro sueldo".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios