Padres del Virgen del Río piden hoy a Maldonado que medie en el conflicto

  • Ya han presentado 38 escritos al Defensor del Pueblo para evitar más cambios de profesor con sus hijos

Los padres del colegio Virgen del Río se encuentran indignados por el continuo cambio de profesor que están teniendo sus hijos y por ello han presentado 38 escritos al Defensor del Pueblo porque no están de acuerdo con la educación que están recibiendo los alumnos que cursan estudios en un grupo de tercero de primaria. Ante este problema, los padres se reunen hoy con el delegado de Educación, Francisco Maldonado, en la delegación de la capital "al no poder considerar como interlocutores válidos a la Dirección del colegio ni a la Inspección Educativa por varios motivos".

Los afectados han manifestado que en ningún momento se ha presentado queja ni acusación contra profesor alguno de este centro escolar como profesionales ejemplares.

Además señalan "que el fondo del asunto no está en las sustituciones de los profesores s ni en sus situaciones personales que hayan motivado las bajas médicas, sino sobre el impacto negativo que el continuo cambio de profesor provoca en nuestros hijos".

Así, uno de los padres afectados explicó que "el pasado día 12 de enero se intentó convocar en el centro escolar una reunión para tratar la cuestión, para lo cual nos dirigimos a la Asociación de Madres y Padres de Alumnos de este colegio, eligiéndose ese mismo día por la tarde por ser lunes, día en el que se celebran las tutorías, por encontrarse presentes el equipo directivo y el resto de los profesores, que fueron invitados a la reunión. La dirección del centro impidió que se celebrara dicha reunión".

Así , detalla este padre que durante los días 15 y 16, así como el siguiente lunes, el día 19, " intentó contactar con la Inspección Educativa, consiguiéndose este último día, pero tampoco accedió a reunirse con nosotros para debatir el problema".

Según relata este padre los hechos continuaron al día siguiente, martes 20, cuando se "recurrió a la Jefatura de Inspección, que tampoco accedió a que se celebrase la reunión, calificando el Inspector Jefe nuestras demandas como absurdas. Ese mismo día se entregó a nuestros hijos un papel donde se invitaba a los padres a una reunión informativa a celebrar al siguiente día a las 9:15 horas".

A esa reunión, a la que acudieron 20 padres, y que fue celebrada en presencia del equipo directivo del centro "pese a la premura del poco tiempo para solicitar permiso en nuestros trabajos, motivo por el que no pudieron acudir todos. La reunión lejos de contribuir a serenar los ánimos sólo sirvió para aumentar la indignación de gran parte de los padres presentes".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios