Risas, juegos y deportes para todos en la despedida de San Roque

  • Última jornada festiva en honor al patrón de Arboleas · La concursante de la primera edición de Operación Triunfo, Gisela, será la encargada de poner el broche final en la verbena de esta noche

Y esta tarde la corrida de cintas. Y Gisela. Y la verbena. Y la traca fin de fiestas, que como dice la canción 'todo tiene su fin', hasta las fiestas inclusive, dita sea, que se acabó lo bueno, que lo que comenzó hace cuatro días llega a su término. El que sí aguanta es el Patrón San Roque, que el próximo año verá a los vecinos de Arboleas y a todos cuantos visitan la localidad en las fiestas que mañana lunes mismo ya comienzan a prepararse.

Arboleas, un año más, ha rendido honores a su santo Patrón con unas fiestas en las que niños, adultos y ancianos han disfrutado de lo lindo, porque ha habido diversión para todos: bicicleta, fútbol, petanca, baile, orquestas, y buen ánimo, que se lo digan a Miss y Mister Simpatía, una iniciativa del Ayuntamiento de Arboleas que ha sido aplaudida por todos, que ya era hora de que los mayores tuvieran su Miss y Míster.

Las calles de Arboleas estarán hoy repletas de gente, de jóvenes que aguantarán hasta las tantas de la madrugada, de no tan jóvenes que observarán cómo y cuánto aguantan los jóvenes, y que recordarán como aguantaban cuando jóvenes, más que los de ahora, no te digo, que todo lo tienen fácil. Muy temprano se han levantado hoy algunos para que el fresco de la mañana despeje un poco la cabeza. Otros, sin embargo, ni con las trompetas de Jericó se despertaban, la fiesta es mucha fiesta.

Queda todo el día por delante para gozar y disfrutar de las todavía fiestas en honor del Santo Patrón San Roque, ora pro nobis, que buena falta hace darse un gusto en estos tiempos de crisis aunque no se puede decir crisis para que no cunda el desánimo. ¿Desánimo en Arboleas? Vamos, anda, que estamos de fiesta. Las calles empinadas, el puente, todo el pueblo está lleno de paseantes con la cara alegre, la cara de las fiestas en el Barrio Alto, en La Loma, lo dicho, en todo el pueblo.

Ayer, más de uno y más de una dedicaron escaso rato al descanso y ahora se nota, que la cabeza va por su camino y el resto del cuerpo por otro, pero así son las fiestas, para aprovecharlas, que todo un año de espera bien merece la pena. Las sillas en la calle frente a las fachadas de las casas dan asiento y descanso a quien lo precisa, hay que estar listo para que esta tarde, a las siete, podamos acertar a coger cuantas más cintas mejor, ya sea en bicicleta o a caballo. Hay que ensartar la cinta de la dama que nos quita el sueño, o al revés, no duerme la moza pensando en quien cogerá su cinta.

La Orquesta Prometida, como bien dice su nombre, promete amenizar la verbena a esos de las once de la noche más o menos, que en fiestas la puntualidad no es precisamente el punto fuerte. Hay que dejarse llevar por el sonido de la orquesta, dejar que los pies sigan el ritmo, mirar a los ojos de la pareja y fundirse en una danza alegre, festiva. Y que nadie ponga la excusa de que el torneo de petanca ha sido duro, que no es para tanto aunque al compañero le haya fallado la puntería precisamente en la bola que daba la victoria, claro que en otra te espero.

Y Gisela, a la que tantas veces hemos visto en la pantalla del televisor, la vamos a tener en carne y hueso esta noche, tras la actuación de la orquesta. Bueno, tampoco es necesario que ahora te pongas a coger sitio de primera fila, todavía queda un rato para que la cantante de voz clara, y guapa como un pimpollo, salga al escenario. Seguro que le pone el alma a su actuación, que Arboleas se lo merece, que sus gentes se lo merecen y Gisela lo sabe, vaya si lo sabe.

Las fiestas de Arboleas 2009 en honor al Patrón San Roque quedarán grabadas en el recuerdo, en la memoria imborrable de los buenos, de los magníficos momentos vividos; del encuentro con la familia, con los amigos, de las bromas, de los besos furtivos, del roce de las manos, de un baile sin fin.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios