Robots para atender y prestar servicios a mayores dependientes

  • La Residencia San Rafael colabora en un proyecto liderado por una estudiante de la UAL, Ángeles Hoyo Sánchez y sus tutores José Luis Guzmán y José Carlos Moreno

Las posibilidades de la robótica en la sociedad actual son inmesas. Esta disciplina se presenta en la actualidad como solución a problemas que van desde una sociedad que envejece a la fabricación sostenible y el aumento de amenazas de seguridad. La robótica, por tanto, es presente y también futuro. Es por ello que desde la Residencia San Rafael se haya decidido colaborar en un proyecto que lidera el Grupo de Investigación Automática, Robótica y Mecatrónica de la Universidad de Almería y a través del que se trabaja en la puesta en marcha de una herramienta que permitirá incorporar la robótica en la atención a los mayores dependientes que se hospedan en este centro ubicado en Campohermoso.

Aunque se trata aún de un proyecto, ya se han producido las primeras reuniones para el desarrollo de las aplicaciones a programar en el robot que se empleará en este experimento, que forma parte de un trabajo de fin de grado de la especialidad de Grado en Ingeniería Electrónica Industrial titulado Robótica social: Estudio y aplicación a la dependencia con el robot Aisoy.

La alumna de la UAL que lleva a cabo esta investigación es Ángeles Hoyo Sánchez, que cuenta como tutores para impulsar su proyecto con José Luis Guzmán Sánchez y José Carlos Moreno Úbeda.

Ellos junto a la estudiante se reunían este jueves con los especialistas de la residencia con el objeto de mantener una reunión en la que se trataron las posibles aplicaciones a programar en el robot, ya que "es necesario un estudio psicológico y ayuda de especialistas de esta área para garantizar un óptimo y correcto uso del robot a la hora de tratar con personas", ha explicado José Carlos Moreno.

Ha añadido: "Es imprescindible que se involucren especialistas con un alto nivel de experiencia de la Residencia San Rafael de Níjar para llegar a un consenso de cómo deberían de implementarse las primeras ideas propuestas, modificarlas, mejorarlas y adaptarlas al trato con personas dependientes".

En el encuentro mantenido en la residencia se llevó a cabo un ejemplo completo de las posibilidades que este robot -Aisoy, un robot social creado por la empresa Aisoy Robotics- ofrece para atender a los mayores, puesto que es necesario que sea analizado por los profesionales del centro.

"De este modo se puede pensar y discutir entre todos posibles aplicaciones a usuarios del Centro y alcances realistas de este proyecto", ha matizado el profesor. También se expuso ante los especialisras las propuestas previamente estudiadas entre la alumna del proyecto y sus profesores para analizar la factibilidad y viabilidad de las mismas.

Algunas aplicaciones pensadas para el desarrollo de este trabajo son llevar un registro de las personas dependientes mediante unos códigos QR haciendo su lectura con la cámara que posee el robot y cargando así el historial de cada paciente.

Otra es llevar un seguimiento de la medicación y avisar al paciente de cada toma. También se pretende trabajar en aspectos emocionales, en el apoyo a las personas, la interacción, las actividades motivadoras y de distracción positiva, etcétera.

José Carlos Moreno para concluir ha informado que una vez que el proyecto avance se procederá a la implementación en el robot de estas aplicaciones y se trabajará con personas de diferentes niveles de dependencia que se hospedan en la Residencia San Rafael. "Previsiblemente podríamos empezar a trabajar con los robots sobre el mes de julio y así estudiar y evaluar los resultados obtenidos", matiza.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios