El Señor de la Vida resucitó en la Catedral

  • La Agrupación Musical Nuestra Señora del Mar de Huércal de Almería puso las últimas notas musicalesl La hermandad estrenó dos bocinas

La Catedral fue testigo ayer de la última procesión de esta Semana de Pasión del 2018. Un año más, el Resucitado puso el broche de oro a una semana que, en líneas generales, ha sido buena aunque siempre con cosas por mejorar como todo en la vida del Señor.

La hermandad más joven de nuestra Semana Santa, la de Jesucristo Resucitado Señor de la Vida tuvo que aguardar una vez más a que el Obispo de la Diócesis de Almería, Adolfo González Montes, concluyese su Misa Estacional. Al terminar, comenzó a salir por el dintel catedralicio el cortejo que fue formado en la calle Velázquez y que entró por la puerta de los Perdones para salir por la principal.

La cruz de guía, adornada con un sudario, abrió un largo cortejo procesional, aumentado notablemente este año tanto en el tramo de la guardería como en el de los nazarenos portando cruces de madera con el hábito blanco y cíngulo dorado por las habituales campanillas de los más pequeños. A los sones de la Agrupación Musical Nuestra Señora del Mar de Huércal de Almería, que interpretó 'Resucitó' enfiló el paso la salida. La 'Marcha Real' y la marcha 'Y Subió a los cielos', composición propia de esta formación huercalense dedicada a esta imagen del Resucitado, sirvieron para que la talla saliese a la calle. En la Plaza de la Catedral, el obispo realizó la levantá. Tras ello, prosiguió la corporación por Eduardo Pérez hacia la calle Real. Desde uno de los balcones de esta, a los sones de la marcha 'Jesús del Prendimiento'. el Grupo Joven de esta corporación del Prendimiento, a la que va dedicada dicha marcha realizó una petalá a la imagen del Resucitado. Allí mismo, el alcalde de la ciudad Ramón Fernández Pacheco realizó una levantá de la cuadrilla en nombre y representación de toda Almería.

Desde allí, el amplio cortejo procesional se dirigió hasta el Santuario de la Patrona para visitar un año más a la Virgen del Mar a los sones de toda una clásica de las marchas, 'Alma de Dios'. La hermandad fue recibida por el Prior de los Dominicos y Director Espiritual de la Hermandad de la Virgen del Mar, Fray Antonio Bueno, quien realizó el rezo además de recibir a la última corporación de este año.

Hay que mencionar que el paso de Jesucristo Resucitado, llevado por 30 costaleros y costaleras, lució un exorno floral basado en girasoles, en recuerdo del pequeño Gabriel.

La cofradía hizo su entrada en Carrera Oficial minutos antes de las dos de la tarde, siendo también la última de este año en pedir la venia. Durante este Paseo de Almería, la Agrupación Musical Nuestra Señora del Mar interpretó las marchas 'Y Subió a los Cielos', 'Y al Tercer Día', 'Oración' y 'El Maestro', con la que el paso abandonó la misma en dirección a Ricardos.

Especial fue la vuelta de la cofradía por Lope de Vega en la que la cuadrilla comandada por el Hermano Mayor y capataz Juan Diego Linares y sus auxiliares Pepe Manzano, Víctor Pérez y Juan Castor, dio una lección de fuerza y saber hacer trabajando dos marchas empalmadas, 'Presentado a Sevilla' junto a 'Y Contigo hasta el Cielo'.

Por esta larga calle llegó la corporación a la Plaza de la Catedral minutos antes de las cuatro de la tarde, adelantando comprensiblemente su hora de entrada respecto al pasado año mientras sonaba 'La Salve'.

Con la marcha 'Y Subió a los Cielos', la cuadrilla realizó nuevamente la revirá para encarar el paso hacia el público, poco como suele suceder en la entrada, y despedir de esta forma a la hermandad y por consiguiente a la Semana Santa. Ya dentro del templo, tras un gran trabajo del cuerpo de capataces a la hora de que el paso entrase en la Catedral, la Agrupación Musical Nuestra Señora del Mar interpretó 'Ave María' y 'Cerca de Ti', con la que se colocó el paso con Jesucristo Resucitado en su lugar correspondiente y se puso, de este modo, el punto y final a esta Semana Santa de 2018. Poco más de 365 días habrá que esperar ahora para que vuelva a ser Viernes de Dolores de 2019, un año especial en el que esta hermandad, si todo transcurre correctamente, despedirá la actual imagen que saca a la calle y el actual paso, realizando en 2020 su salida en una nueva parihuela y con su titular cristífero, el Señor de la Vida.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios