Síndrome de Down y judo, un bonito relato de superación personal

  • Tres almerienses con discapacidad consiguen el cinturón negro,primer dan, en este deporte El examen al que se sometieron los jóvenes no estaba adaptado a su deficiencia

Gracias a la perseverancia, al esfuerzo y a la pasión a la hora de realizar este deporte, los jóvenes han conseguido este preciado título, ya difícil de por sí para cualquier persona con todas las facultades físicas y mentales, por esto se debe valorar este hecho heroico para ellos y que con tanta alegría e ilusión han mostrado a su regreso de Madrid.

El sábado pasado tres jóvenes almerienses, Adrían, Daniel y José Carlos, con síndrome de Down, de entre 21 y 24 años, consiguieron el cinturón negro primer Dan de Judo.

En el entrenamiento del pabellón Rafael Florido los chavales mostraron el cinturón ganado y mostraron varias técnicas realizadas en el examen, además, realizaron una exhibición de este deporte junto con su profesor Javier Gómez.

El examen se realizó en la capital de España y no tuvo ninguna adaptación a este tipo de discapacidad, por lo que el mérito para ellos es aún mayor, que han conseguido pasar diversas barreras, hasta conseguir el preciado cinturón.

El hecho de que personas con síndrome de down consigan este cinturón sin ningún tipo de adaptación durante la prueba es casi inédito en España. El acontecimiento de los tres jóvenes almerienses que lo han conseguido es de los primeros casos que se dan.

El examen consta de dos partes; un trabajo en suelo y otra parte en pie, además las 3 personas del tribunal, piden a los examinados realizar una serie de técnicas concretas.

León Granda, presidente de la escuela de Judo, siente una gran satisfacción por la superación del examen de Adrián, Daniel y José Carlos. "La pasión con el que entrenan los jóvenes ha sido la clave para conseguir este triunfo".

Esta disciplina tiene un añadido, que supone un beneficio social, cultural y educativo. En la escuela de Judo de la capital hay inscritas 230 personas, de las cuales cerca de 20 jóvenes tienen algún tipo de discapacidad.

El director de Asalsido y padre de Daniel, uno de los jóvenes que ha conseguido el primer Dan, cuenta que gracias a la práctica de esta disciplina su hijo ha mejorado la capacidad de concentración y con esfuerzo ha reducido las limitaciones que provoca esta enfermedad. "Los niños dan más de lo que esperamos de ellos, somos nosotros ,los padres, los que muchas veces extralimitamos la capacidad de evolución de nuestros hijos y ellos nos enseñan que pueden lograr lo que se proponen".

A través de la asociación de Síndrome de Down Almería (Asalsido) cerca de 20 jóvenes practican este deporte desde hace 6 años. Las clases se imparten los lunes y los miércoles y consta de varias partes; un calentamiento, el aprendizaje y ejecución de distintas técnicas y para terminar se realizan varios juegos para trabajar la relajación.

Daniel, uno de los chavales, expresa que ya está mentalizado para luchar y conseguir el segundo cinturón. "Pienso esforzarme y entrenar mucho para poder conseguirlo".

Javier Gómez, profesor de esta disciplina, destaca los grandes beneficios que tiene este deporte para las personas con este tipo de discapacidad. " Se trabaja y mejora la coordinación y el desplazamiento, gracias a la realización de las técnicas de este deporte", explica el maestro. Además, "se fomenta el respeto al resto de los compañeros al no tratarse de un deporte violento", resalta Javier.

La escuela de Judo y el profesor que le ha impartido clases a los jóvenes piensan que con el tiempo, mucho esfuerzo y entrenamiento es posible llegar a conseguir el segundo dan de este deporte.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios