La Sociedad Protectora de Animales cerrará sus puertas por falta de financiación

  • 'El Refugio' alberga cerca de 300 perros y gatos que tendrán que reubicar · Ya se han recogido medio millar de firmas para evitarlo

Comentarios 7

La Sociedad Protectora de Animales de Roquetas de Mar tendrá que cerrar la perrera que tiene en terrenos de La Mojonera ya que no encuentra financiación para sus cuantiosos gastos. Esta institución benéfica, que en la actualidad alberga casi 300 perros, se diferencia de otras porque no sacrifica a los animales, sino que les cuida hasta que se encuentra un dueño para ellos. Tiene unos gastos mensuales de 15-20.000 euros y sólo recibe ayuda económica del ayuntamiento de Vícar y de una organización alemana que les ha comunicado hace poco que no podrá seguir financiando su actividad porque "las administraciones españolas han tenido ya mucho tiempo para dar solución al problema", según ha afirmado uno de los responsables de la perrera, que ya ha recogido medio millar de firmas contra el cierre.

Se da la circunstancia que el establecimiento, situado en un solar cedido por el ayuntamiento de La Mojonera, recibe perros de toda la provincia, incluso animales que han sido sacados de perreras municipales para evitar su sacrificio, puesto que en el centro de El Viso se les castra, les ponen el reglamentario microchip de identificación, son esterilizados y se les cuida hasta que encuentran dueño, nunca se les mata. Muchos perros que llegaron moribundos a 'El Refugio', en el barrio mojonero de El Viso, viven ahora felices con nuevos dueños en Alemania u otros lugares centroeuropeos especialmente, zona donde hay una alta concienciación sobre los animales domésticos. A través de internet se hace un seguimiento de cada animal, cuyos datos y fotos se pueden consultar de forma actualizada por los interesados.

Un grupo de voluntarios y de trabajadores contratados se dedica diariamente al cuidado de los perros, que suelen llegar al centro en una media de casi un centenar mensualmente. Allí son alimentados y cuidados sanitariamente recibiendo las visitas de las personas que llegan buscando adoptar una mascota.

Pero la situación económica se ha convertido ya en insostenible, hasta el punto que el próximo 24 de octubre esta organización puede realizar su última actividad pública con la instalación de un stand ante el edificio administrativo municipal de La Puebla de Vícar. La imposibilidad de hacer frente a los gastos hace que el cierre sea inminente si no llega una solución. La perrera no abriría en noviembre de este año por falta de dinero.

"Las administraciones deben ayudarnos, porque recibimos perros de toda la provincia. Somos una organización sin ánimo de lucro, y nuestras cuentas deben estar a cero a final de año, no queremos ganar dinero, además no podemos hacerlo por ley, pero hay que pagar los gastos. Nos pueden ayudar de mil maneras, pagando la luz, o el teléfono, o trayendo comida", afirman desanimados el presidente de la organización, el belga Jos Govaers y el tesorero y abogado Miguel Ángel Reinoso, dos de las personas que cada día trabajan para que los animales estén en mejores condiciones posibles

Los animales recogidos anualmente en la Sociedad Protectora son unos 1.000 perros y unos 100 gatos. Un 80 % de los animales son adoptados. El 20 % de los animales no adoptados son cachorros que entran y mueren de parvovirosis, perros/gatos atropellados o muy enfermos. También se castra o esteriliza en un año unos 280 gatos callejeros que han sido devueltos a su hábitat habitual.

La Protectora de Animales de Roquetas, que lleva funcionando desde 1996, es conocida por mucha gente, incluso de fuera de la provincia de Almería. Como asociación privada sin ánimo de lucro busca el bienestar de los animales abandonados, maltratados, perdidos o dejados por particulares que no desean tenerlos. Para ello cuenta con unas instalaciones construidas por sus propias manos y medios conocidas como 'El Refugio'. Cuenta, además, con un veterinario, un quirófano, personal encargado de la administración, mantenimiento y limpieza, y la colaboración desinteresada de algunos voluntarios.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios