Tecnologías contra el Alzheimer

  • Cuentan con un software con terapia personalizada en función de sus cualidades

El ordenador se ha convertido en una de las herramientas más útiles del Centro de Estancias Diurnas 'Vivaldi' para ayudar a las personas enfermas de Alzheimer a luchar contra el olvido. Esta unidad está gestionada por la Asociación Amigos de Alzheimer de Roquetas de Mar, Vícar, La Mojonera, Félix y Enix; y operativa desde al año 2009.

La directora del centro, Ana Hernández, aseguró en declaraciones al Diario de Almería que los resultados de esta terapia, que desarrollan desde hace tres años, están siendo plenamente satisfactorios. "Gracias al software Gradior se les ofrecen ejercicios específicos para trabajar la atención, la memoria y la concentración. Así, con el ordenador, los usuarios trabajan diferentes aspectos cognitivos con la particularidad de que no hace falta ni leer ni escribir porque reciben las órdenes a través de unos cascos", apuntó. Además, aunque algunos usuarios son reacios al principio porque no están familiarizados con las nuevas tecnologías, suelen rendirse pronto ante la sencillez de su uso, que no obliga a manejar ni ratón ni teclado porque es táctil. Más aún, Ana Hernández indicó que los ejercicios a los que se enfrenta cada usuario son personalizados porque tienen un perfil propio con tareas adaptadas a sus capacidades. Igualmente, "el programa registra todas las puntuaciones y saca un informe a la psicóloga de cómo ha ido avanzando el usuario en cada sesión", afirmó la directora de la Unidad de Día. Estas sesiones se repiten un mínimo de tres veces a la semana con una duración de 45 minutos cada una.

Ana Hernández, terapeuta ocupacional de profesión, destaca que las tareas que les ofrece Gradior no son ejercicios infantiles. "Muchas veces caemos en la mala praxis de usar juegos infantiles para los adultos y estamos totalmente en contra de ello. Hay que evitar el infantilismo, apoyando por contra, por la profesionalización de la atención al mayor", insiste. De hecho, al margen del uso del ordenador, los 40 usuarios (34 en plazas concertadas) realizan actividades encaminadas a que "estén activos, se muevan, se entrenen y siempre con un propósito. Hay que potenciar que se sientan útiles y creo que lo conseguimos; sienten que vienen a aprender y por eso llegan a llamarle el cole", dijo Ana Hernández.

De hecho, los usuarios del Centro de Estancias Diurnas (más de 70% con Alzheimer y el resto con otras enfermedades neurogenerativas) tienen un horario de tareas que se diferencian en función de la pertenencia a uno de los tres grupos en los que se clasifican a los usuarios de acuerdo a la baremación que ha hecho el neurólogo. "Cada actividad entonces está enfocada a su capacidad cognitiva", aclara la directora. Así, realizan también gimnasia, estimulación cognitiva con la psicóloga o talleres de habilidades cognitivas con la animadora sociocultural para trabajar sentimientos; Además, lleva a cabo actividades funcionales con la terapeuta donde, entre otras cosas, realizan talleres de cocina o jardinería.

En definitiva, entre los objetivos del centro está el convertirse en un recurso sociosanitario útil que sirva además para prestar apoyo a las familias.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios